Joan Colomo

Joan Colomo: Actuaciones entre canciones

Texto: Paula Pérez
Foto: Víctor Parreño

– Qué luz más desagradable, ¿no?

Al fin un músico se posicionaba y admitía la batalla diaria de los fotógrafos. El único con tanto ‘melasuda’ en vena no podía ser otro que Joan Colomo. BARTS barts BARTS barts. Ese fue su primer tema. Una improvisación que se repetía en loop gracias a sus juguetes de mezclas. La mayoría de artistas se posicionan en un escenario y, más o menos serios, empiezan a interpretar temas. Pero el cantautor bien podría ser monologuista en sus ratos libres. Me centraré en este aspecto porque de su música ya se habla mucho. Así que aquí va la primera escena. Con BARTS barts BARTS barts sonando de fondo reflexiona y protagoniza uno de los momentos cómicos de la noche. Recreación:

“Así que estamos en el Guitar Fest, ¿eh?”, pregunta retóricamente.
“¿Cómo se llamaba antes?”, pregunta no retóricamente.
“Festival de Guitarra”, responde el público al unísono.
“Han querido internacionalizarlo”, dice Colomo.
“¿Quién es guiri de aquí?”, se dirige al público de nuevo.
Un chico levanta la mano.
“Bueno, parece que les ha funcionado”, prosigue.

Y luego el de Sant Celoni tiene una conversación random con el chico, que por cierto es francés, y que prefiero que se quede en la intimidad para uso y disfrute de los que hemos estado presentes en este bolo tan íntimo, risueño y ‘cachondeístico’ en el Barts Club. Con paredes de casettes y techos de paragüas. Que, a todo esto, el concierto como tal todavía no había empezado. Presenta una canción nueva: “El meu nom el sap tothom, sóc el diner i acabaré amb el vostre mon”. Aguanta la melodía y al final admite entre risas que no sabe cómo acabarla. Guitarra en mano, presiona con el pie sus maquinitas y pedales de distorsión. BARTS barts BARTS barts. Solucionado. “Bueno, tenim musics, anem a fer un concert”, finalmente dice. Y entra la banda: Guillem Caballero (teclista), Xavi Garcia (bajista), Pablo Salas (batería),  Carlos Leoz (segunda guitarra) y Pau Albà (hombre multiusos).

Saca la setlist del bolsillo. Estaba escrita con rotulador permanente detrás de un recibo del Banc Sabadell, curioso teniendo en cuenta su tema nuevo. La enganchó al reposavasos donde descansaba su birra que a su vez estaba enganchado al palo del micrófono. Y ya, ahora sí, canciones. Empezaron con fuerza, con una mezcla de temas míticos de sus anteriores álbumes y de su último disco Sistema (BCore, 2016), algunos de los cuales rápidamente se han convertido también en imprescindibles de su repertorio. Cuando llevaban cinco o seis canciones (Un Nantes y un después o Ens mira la gent, por ejemplo), le dice el Xavi a un Colomo con los cordones desatados – ‘melasuda’ en vena, de nuevo – que falta Enmienda a la totalidad. A lo cual: “Qué no, ¡qué está aquí al final! Jolin”, le contesta el frontman enseñándole su lista. SPOILER, se escucha con voz grave. Risis totales.

Abro el breve espacio musical. Sus dos facetas, pop-rock con la banda y folk como solista con su guitarra, se complementaban. Pablo, el batería, se le notaba rozando la euforia. Lo estaba haciendo muy bien y lo sabía. Metían caña cuando estaban todos y se suavizaba el ambiente cuando se quedaba él solo. Se movía con agilidad entre versiones más tranquilas (El camí) o más psicodélicas (Cada día más) de las editadas, o temas más recientes (Fruit tropical) que enganchó con las imprescindibles La fília i la fòbia, L’ocell, Tus pies y Màgic; hasta que casi al final, grabó una base con la guitarra que se repetía en bucle para tener una banda sonora tenue mientras intentaba convencer al personal de comprar discos y este tipo de movidas. ¿Problema? Que en esas también grabó la frase “qué luz más desagradable, ¿no?” para escarnio de los presentes. Entonces iba hablando y de vez en cuando se colaba esta frase, en una batalla contra él mismo constante. Cuando abandonó el escenario definitivamente, dejó el mismo bucle, pero se reproducía al revés, de modo que no se entendía ese ataque a su técnico de luces. Un puto genio.

Sin teloneros, explicó que hay que dejar un tiempo prudencial entre canción y canción o el concierto se acabará enseguida y el público ha pagado 15 pavos por estar ahí, que esos son una birra, dos birras… muchas birras. Eso me lleva a la siguiente escena cómica. Recreación:

Dice Colomo:
La última vez que tocamos en este festival Joana Serrat nos teloneaba.
Y ahora miralá.
Y miranos a nosotros.
Le consuela Caballero:
Al menos seguimos tocando en sitios que sirven cubatas muy caros…

“Aunque, por otra parte, si acabamos rápido, igual llegamos a tiempo para ver el final de Crepúsculo”, bromea el artista al que normalmente los medios le añaden los apellidos de polifacético o carismático. Y ya con esto acabo. Entre tema y tema, pasaron muchas más cosas. Como cuando de repente preguntó “¿y qué? ¿Qué opináis de este momento que estáis viviendo en el presente de la humanidad?”. Y se puso a discutir con Guillem Caballero (teclados y voces, ex Surfin Sirles) sobre la existencia y tal. O que justo después parecía que empezaba a sonar una canción suya y dice “suavecito…”, y su compañero le replica “es despacito”, y Colomo se lamenta con un tono de jo, mamá “no me sé ni la letra de Despacito, como voy a aprenderme las mías, ostia”. Y luego metáforas con icebergs, y el cosmos marca el compás, y Xavi García afinando su bajo (no malpenséis), y que no consigue quedarse quieto porque la vida es dinamismo. Quizá mucha intensidad para este ‘juernes’ de finales de abril aguas mil. Pero un espectáculo divertido, sin duda.

Joan Colomo, Sistema

Joan Colomo

Joan Colomo

Joan Colomo

Pablo Salas

Carlos Laoz y Pau Albà

Guillem Caballero, Xavi Garcia y Pablo Salas

Joan Colomo

Guillem y Xavi

Joan Colomo

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Primavera Sound, sábado: La traca final​

A estas alturas del festival ya poco importaba que grupos habíamos visto o cuales nos habíamos quedado sin ver. Seguramente lo importante era que aún nos quedaban un montón de conciertos por delante.

Primavera Sound © Víctor Parreño

Primavera Sound, viernes: Del chill

Todavía con el empacho del jueves, afrontábamos el viernes ‘amb il·lusió’. Para empezar a pillar el ritmo, una buena ración de indie, pop y rock nacionales (Último Vecino, La Bien Querida, Marion Harper y Doblecapa) y, una vez a tono de nuevo, otro tanto de garage, rock alternativo y r&b americano (Waxahatchee, The Breeders y Ryhe).

Primavera Sound 2018

Primavera Sound, jueves: Una noche de leyendas

Jueves de paella. Así se presentaba el segundo día de festival. Un plato contundente, variado y nutritivo, con ingredientes para todos los gustos: mar y montaña. Y el preferido de lxs guiris…

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.