Amaral

Por qué me gusta Amaral

Texto: Paula Pérez
Foto: Víctor Parreño

Hasta hace bien poco yo aún tenía Pájaros en la cabeza (Virgin, 2005). En aquella época encontraba en la música y en el cine mi voz interior hecha poesía expresándose a través de otra persona. En el cine, me aprendía de memoria los guiones de Isabel Coixet y Sofia Coppola. En cuanto a la música, antes de abrazar el indie anglosajón y gracias a Dios a falta de Dulceidas, mis ídolos eran Amaia Montero en El viaje de Copperpot (La Oreja de Van Gogh, 2000), Ana Torroja en Descanso dominical (Mecano, 1988) y Eva Amaral en Gato Negro · Dragón Rojo (Amaral, 2008). Tres mujeres fuertes, tres discos que siempre estarán en mí.

Mis gustos musicales han cambiado tanto desde entonces que casi me avergüenza escribir las líneas anteriores. Me gustaría decir que a los 15 años escuchaba a Patti Smith y a David Bowie. Pues no tío, escuchaba a los Guns N’ Roses y ya me creía sofisticada. Ahora rechazo las multinacionales porque estoy llena de prejuicios, o quizá es que ya hace rato que la música pop en español significa Luis Fonsi, Kiko Rivera y demás idiotas que no me representan y que ojalá no representaran a nadie. Ni a Amaia ni a Ana las vi en directo con los grupos que despertaban mi admiración, y probablemente no lo haré nunca. Pero sí que tuve la oportunidad de cantar las canciones de Amaral con alrededor de 3.500 personas más el 6 de julio en el Poble Espanyol de Barcelona. Y no me avergoncé por no ser todo lo underground que muchos quieren que sea. De hecho, desde aquí reivindico la música con la que he crecido.

Basta de rollos. El concierto que clausuraba el Guitar BCN después de 44 actuaciones comenzaba sin teloneros pero con una intro excepcional: All tomorrow’s parties, de The Velvet Underground and Nico. Y luego, unos cuatro primeros temas que no podían estar mejor elegidos: Unas veces se gana y otras se pierde, de su penúltimo disco Nocturnal (Discos Antártida / Gatorama Music), si contamos la reciente edición acústica del mismo (Nocturnal solar sessions); siguiendo de los hits Revolución y Kamikaze para luchar contra la violencia de género con Salir corriendo. Unas primeras canciones – incluida la introducción – llenas de carga emocional para mí que se materializó en algunas lagrimillas acariciando mi sonrisa. Quería capturar este momento y convertirlo en un segundo eterno, como cantaba después Eva en 500 vidas.

Familias, parejas, chavales y viejos. Quien más quien menos contribuyó al coro general constante durante las dos horas de show. Una decena de temas nuevos del oscuro Nocturnal no impidió que la afición aumentase con temas como Días de verano, El universo sobre mí, Moriría por vos, Cómo hablar o la mítica Marta, Sebas, Guille y los demás. Tal vez sea el timbre de voz de Eva Amaral, los toques guitarreros de Juan Aguirre y las demás interpretaciones del grupo, o puede que sea por sus letras. Las canciones de los aragoneses transmiten sentimientos lo suficientemente concretos para que el público pueda sentirse identificado, así como suficientemente comunes para que ese público pueda ser heterogéneo y alcanzar así el éxito comercial. Pero desde Hacia lo salvaje (Discos Antártida / Gatorama Music) se aprecia un sonido un tanto diferente, más con la misma unión de un carácter fuerte y una faceta sensible que lleva 20 años enamorando a distintas generaciones.

Faltaron algunos éxitos como Te necesito que no hubieran estado de más en los bises, pero en su lugar Sin ti no soy nada me devolvió a aquellas tardes de adolescencia cuando me enfadaba con mis padres, con mis amigos o con cualquiera, y me encerraba en mi habitación para olvidarme del mundo con la ayuda de mi radio cd roja del Carrefour. Y Amaral siempre estaba allí para hacerme sentir mejor. Por eso me gusta Amaral.


Porque estas ansias de vivir
no caben en una canción.

(…)

Y dime si sientes lo mismo.
Y dime si estás conmigo.
O contra mí.
O contra mí.


Amaral

Amaral

Amaral

Amaral

Amaral

Amaral

Amaral

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Primavera Sound, sábado: La traca final​

A estas alturas del festival ya poco importaba que grupos habíamos visto o cuales nos habíamos quedado sin ver. Seguramente lo importante era que aún nos quedaban un montón de conciertos por delante.

Primavera Sound © Víctor Parreño

Primavera Sound, viernes: Del chill

Todavía con el empacho del jueves, afrontábamos el viernes ‘amb il·lusió’. Para empezar a pillar el ritmo, una buena ración de indie, pop y rock nacionales (Último Vecino, La Bien Querida, Marion Harper y Doblecapa) y, una vez a tono de nuevo, otro tanto de garage, rock alternativo y r&b americano (Waxahatchee, The Breeders y Ryhe).

Primavera Sound 2018

Primavera Sound, jueves: Una noche de leyendas

Jueves de paella. Así se presentaba el segundo día de festival. Un plato contundente, variado y nutritivo, con ingredientes para todos los gustos: mar y montaña. Y el preferido de lxs guiris…

Morgan, Apolo

Morgan

Sábado 19 de mayo. Luces apagadas. Silencio. Cuatro hombres con los ojos cerrados, inmóviles, las cabezas agachadas.

Fantastic Negrito, La [2]

Fantastic Negrito

Fantastic Negrito: ¿Quién era Robert Johnson? Texto: Barracuda Foto: Mario Olmos La figura de Robert Leroy Johnson, uno de los mejores guitarristas de la historia del
Ayo, BARTS

AYO: Good vibes

AYO: Good vibes Texto: Celia Sales Valdés Foto: Miguel López-Mallach Atravesando las callejuelas de Barcelona, una voz de mujer la atrajo hacia las entrañas de un
Kamasi Washington, Razzmatazz

Kamasi Washigton

Kamasi Washington, o de com construir el crescendo etern Text: Nuria Ribas Foto: Sergi Moro Com un lleó, entra com un lleó. Dilluns a les

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.