Las Bistecs: mucho feísmo, chochocentrismo y brilli brilli

Especial backstage con Las Bistecs durante su visita a Galicia. Alba Rihe y Carla Moreno hablan sobre su electro-disgusting.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

PUBLICIDAD

“Carne fresca y mediocre, eso somos Las Bistecs”, confiesa Alba Rihe. Son dos mujeres sin vergüenza, sin miedo al qué dirán. Son dos divas del electro-disgusting que hacen lo que quiera que hagan por pura diversión. “Nos subimos al escenario sabiendo que el error forma parte de eso”, confiesan.

El falo en tendencia en todos los museos
No me quedan euros para ver algo tan feo
Qué feo, qué feo, para ver algo tan feo
Se ha alzado una mujer y ha plantado un pino
Cecilia es un hombre, Ecce homo, es divino

Las observo. Una rubia y una morena maquillándose en los baños de una de las discotecas más potentes de A Coruña, el Playa Club. Dicho así cualquiera pensaría que se tratan de dos tías cualquiera una noche de fiesta. Podría ser. Son las doce menos cuarto de este sábado 18 de marzo. Cuela si dices que te has empezado a emborrachar a las diez, cosa rara, pero nunca se sabe. Mas no, no son dos amigas haciendo alarde de su divismo y despreocupación, porque no cualquiera se maquilla en un baño. Una suele venir maquillada de casa, diréis que no. Pero a Carla y Alba se la suda. En quince minutos dan un concierto y ahí están: en un baño en el que habrá sucedido a saber qué cosas, dramas y demás historias y pintándose el jeto ni más ni menos que con acuarelas. Sí, habéis leído bien. Solo un par de divas, o de señoras fetén, se puede permitir hacer eso. Es más, solo ellas se lo pueden permitir y además alardear de lo jodidamente bien que le ha quedado la raya negra en el ojo. Porque esa raya era más tocha que la que Amy llevaba en su época, y si no juzguen ustedes en las fotos.

Alba Rihe: No me la he hecho bien.

Carla Moreno: Algún día aprenderemos.

Alba Rihe: Me la suda en realidad.

“Con calma”, dice la Rihe, “cómo nos gusta el riesgo”. Quedan cuatro minutos para la apertura de puertas. Y allí están, en un baño que en menos de una hora tendría un par de poteadas, un suelo mojado y un aluvión de mujeres tratando de mear sin tocar la taza del váter.

Les dan un aviso. Que tienen que abrir, así, como una imposición categórica. ¡Si ellas son las protagonistas! Menuda presión, la vida del famoseo es lo que tiene. “No teníamos ni puta idea de que esto iba a funcionar”, se sinceran. Y ahora aquí están. En su segundo show en Galicia, después de marcarse una ruta gastronómica por la ciudad y a medio pintar a segundos de que entre la gente al Playa. Se van corriendo, con sus tenis y su maquillaje «de travestis” -cito literal- sin terminar. Se meten en la habitación zulo de la que treinta minutos después saldrían enfundadas en dos vestidos naranjas muy orientales. Y el público estalla. Sobre el escenario varios hinchables: un pedazo de carne y una columna, símbolos indiscutibles de este par de divas del electro-disgusting.

Las Bistecs especial Galicia

A mi alrededor solo veo brillos, pelucas y un ambiente de lo más LGTBI. Da gusto. Brilli brilli para todos los presentes. El fondo de Windows con sus cabezas dando tumbos de un lado para otro desaparece y en la pantalla aparecen sus videoclips, verdaderas joyas del arte, al menos del efecto back to the 80s. Dicen que en sus conciertos salen a divertirse, que bailan descoordinadas y que intentan cantar. “El público nota que nos lo pasamos bien ahí encima”, se miran y sonríen. Y es que sí, la noche fue una fiesta. Por ellas, por su espectáculo. Por su naturalidad y espontaneidad, sin lugar a dudas.

Son dos tías de veintimuchos, jóvenes, llenas de vida y creatividad. Son artistas. Un par de mujeres que del ridículo social hacen espectáculo. Son las mismas que nos recuerdan que antes de salir de casa “móvil, cartera, tabaco, llaves”. Pa’ que no se nos olvide. Como dos señoras bien, señoras fetén, chochocentristas pero nada capitalistas se van del escenario. Ha sido breve pero intenso. Solo Las Bistecs pueden irse con la cabeza tan alta.

Mientras regresan al zulo una chica se sube al escenario. Empieza a animar al público para que canten su mítica canción HDA (Oferta, 2016). El segurata sube por la izquierda y esta moza en cuestión huye despavoridamente. Solo un concierto de ellas puede terminar así. Vivan las mujeres que disfrutan de la vida sin tapujos, leches.

Autores de este artículo

 

 

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ran Ran Ran [2018] - Foto © Néstor Noci

Ran Ran Ran: Te, cançons & cintes de cassette

De vegades el millor és parar-se en sec i escoltar. Per això de tant en tant demanem als músics que s’expressin i que expliquin la seva història per ells mateixos. Sense guió, sense preguntes. Simplement els donem espai i ells parlen. Avui és el torn de Ferran Baucells.

MAVICA

Mavica: El contexto como punto de partida

Berlín pareció ser la candidata perfecta para Marta Casanova, aka Mavica, pero justo cuando llevaba cinco meses viviendo en la capital alemana una mala experiencia la llevó a componer ‘Fire’, el single por excelencia de su EP debut: ‘Gone’ (Hidden Track Records, 2019).

Pajaro Sunrise-Maruxa Caeiro

Pajaro Sunrise: Pero, ¿de qué me suena a mí esa cara?

Yuri Méndez, a.k.a. Pajaro Sunrise lleva más de doce años rodando por este mundo del indie como si de un auténtico Ulises se tratase. Ahora acaba de hacer la música para la película ‘4 latas’, de Gerardo Olivares, y coincidiendo con su estreno, ha publicado el disco ‘Man of many faces’ con su banda sonora original.

Natalia Lafourcade

Natalia Lafourcade para principiantes

Natalia Lafourcade cumple 35 años. No tengo muy claro si me parecen muchos -¡siempre será una promesa de la canción!- o poquísimos -¡lleva en la música toda la eternidad!-. Sin embargo, creo que es una buena ocasión para pararnos y contemplar sus contornos artísticos. Encended la radio y empezad a bailar.

Ilustracion Marina Leiva

Rosildo

«Rosildo» es un relato musical de Eneko G.C. Relato porque es ficción y musical porque está inspirado en canción homónima de Elena Setién. Ilustrado por Marina Leiva.

Mark Oliver Everett

Mark Oliver Everett para principiantes

Mark Oliver Everett, aka Mr. E, líder y espíritu de Eels, es persona y también es sombra. Se podría decir que su trayectoria es una suerte de diálogo divertido y profundamente triste entre ambos. Hoy, pese a las vicisitudes del camino, este hombre insólito y tierno cumple 56 años.

El poderoso mensaje feminista de Anna Calvi

‘Behind the song’ es una nueva sección en la que explicamos mediante reflexiones e ilustraciones qué hay detrás de una canción. Hoy hablamos de ‘Don’t beat the girl out of my boy’, de Anna Calvi, increíble artista que estará en concierto la Sala Razzmatazz de Barcelona el próximo 14 de octubre.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.