Chick Corea – Steve Gadd Band: Orígenes revividos

Chick Corea lidera con Steve Gadd, el primer batería de los míticos Return To Forever, un sexteto multinacional con colaboradores habituales del maestro.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Banner Suscripciones QN horizontal

PUBLICIDAD

Yo confieso: Adorar a deidades como John Coltrane o Thelonious Monk, a menudo dificulta el reconocimiento de otros titanes. Es tanta su grandeza que oscurece, a modo de espesísima niebla, el loable empeño de contrastados músicos intentando ofrecer otra dimensión en el ámbito jazzístico. No me duelen prendas al reconocer que, por los motivos esgrimidos, siempre he tenido ciertos prejuicios ante el género del jazz fusión y otras experimentaciones. No obstante, sería de necios no reconocer la valía (Grammys aparte), trayectoria y esa incesante búsqueda de nuevos horizontes sonoros, de un instrumentista avalado por sus colaboraciones con monstruos sagrados de la talla de Sarah Vaughan, Miles Davis, Herbie Hancock o Gary Burton; exponentes de una lista inacabable. La obcecación, un defecto a arrinconar. Nuestro virtuoso nació hace 76 años en Chelsea (Massachusetts), su nombre: Chick Corea.

«La curiosidad musical es lo que da sentido a mi vida», afirma Corea en una reciente entrevista. Sentencia indispensable para cualquiera que se dedique a este arte. La investigación es imprescindible para avanzar, aunque inútil si no se sustenta con una resistente base a la que se debe retornar continuamente, hacer lo contrario es sinónimo de ligereza. Chick Corea se ha reunido con Steve Gadd, baterista y colega de correrías en su primeriza banda Return to Forever, con el objetivo de afrontar nuevos retos recordando aquel glorioso pasado que les unió eternamente. Juntos, acompañados de cuatro instrumentistas de relumbrón, han emprendido una gira y grabado Chinese butterfly, de próxima aparición.

Night streets, tema extraído de My spanish heart (1976) e inicio del concierto, define perfectamente el estilo del pianista, donde se hallan todas sus aptitudes y vicios. Chick Corea exhibió un estado de forma sensacional, esa digitalización perfecta que le ha hecho célebre, el sonido cósmico y al mismo tiempo melodioso marca de fábrica, su asombrosa manera de sincronizar las improvisaciones de los músicos; pero también su predilección por el exceso: la desproporcionada duración de la pieza (más de dos horas de show para tan solo una decena de composiciones), una desmedida aparición del saxo soprano de Steve Wilson, por otra parte magnífico intérprete, o el desatinado final a modo de batucada con Corea tocando la campana y Gadd malgastando la batería. Un disfrute para la mayoría que se regocija con la pericia y un cansancio para los necesitados de mensajes más directos. Contraste de pareceres.

En Serenity, una de las novedades del repertorio, apareció el Corea ilusionista capaz de embrujar con el piano acústico, sacar notas de singular beldad conduciendo a la banda por senderos mágicos, donde se fundieron los sonidos de las escobillas de Steve Gadd y el contrabajo de Carlitos Del Puerto de modo sencillo y preciosista. Chick’s chum’s (regalo de John McLaughlin) es otra primicia de su nuevo álbum que encandila por su tono funk y acertada cadencia, juntas alcanzaron el cénit de la noche. Su madre le llamaba Chick, pero en realidad su verdadero nombre es Armando Antonio Corea, anécdota que le sirvió para declarar su amor a la música española y presentar A spanish song. Introducida por un brillante solo a lo Bach, el genio volvió a salir de la lámpara sirviendo en bandeja todos los deseos pedidos por la audiencia, incluido un duelo entre su piano y el contrabajo del que salieron chispazos de Quizás, quizás y otros fragmentos de piezas populares. A continuación de Quartet no. 1, del disco Three quartets (1981), acometió la parte final con la nueva versión del clásico Return to forever, perteneciente asimismo a Chinese butterfly. Acertada recreación, para quitarle alguna telaraña pegada, en la que sus punteos de sintetizador rivalizaron frente a los sorprendentes efectos de la guitarra de Lionel Loucke. No deberíamos olvidarnos de las prestaciones del percusionista Luisito Quintero, una auténtica fiera, rey de la velada.

El público de un Palau de la Música abarrotado y mejor sonorizado que nunca, entonó a coro la famosa melodía de la mítica Spain utilizada por el de Massachusetts como fin de fiesta. Chick Corea, esta vez junto a su compañero Steve Gadd, volvió a arrollar en el Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona, una de sus casas preferidas. El respeto por un precursor logró que por un día, dejáramos nuestros favoritismos en el cajón. Cuestión de humildad.

Próxima parada: Eliane Elias. Permanezcan atentos.

Chick Corea - Steve Gadd Band
Chick Corea - Steve Gadd Band | © Oliver Adell
Chick Corea - Steve Gadd Band
Chick Corea - Steve Gadd Band | © Oliver Adell
Chick Corea - Steve Gadd Band | © Oliver Adell
Chick Corea - Steve Gadd Band
Chick Corea - Steve Gadd Band | © Oliver Adell
Chick Corea - Steve Gadd Band
Chick Corea - Steve Gadd Band | © Oliver Adell
Chick Corea - Steve Gadd Band
Chick Corea - Steve Gadd Band | © Oliver Adell

Autores de este artículo

Oliver Adell

Oliver Adell

Me gusta viajar, la buena compañía y, sobre todo, la música; en especial el jazz. Fotógrafo de eventos, conciertos, bodas y lo que surja. Me gusta fotografiar no solo el instante sino la emoción de lo que hay detrás.

El Genio Equivocado

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ayo, BARTS

AYO: Good vibes

Atravesando las callejuelas de Barcelona, una voz de mujer la atrajo hacia las entrañas de un mercado sin nombre. No encontraba el lugar exacto del que provenía hasta que, de repente, sintió cómo una fuerza la guiaba hacia ese sonido celestial.

Sia Tolno - Jamboree (Festival Mas i Mas). Foto © Aitor Rodero

Sia Tolno: La veu kissi

Àfrica acostuma a ser una caixa de sorpreses. Sia Tolno, un dels plats forts de la temporada d’estiu en format club no va defraudar les expectatives.

Temples. Foto © Víctor Parreño

Temples: Nostalgia 70s remasterizada

Temples son uno de los favoritos de bandas como Suede, Kasabian, Mystery Jets o Noel Gallagher; han girado por Europa, USA, Canadá, y Australia, y tocado en festivales como Coachella. Su primera visita a Barcelona fue apoteósica neo-psicodelia.

Sleep. Foto © Victor Parreño

Sleep: Al Cisneros is my cult leader

Sleep, la banda stoner de referencia desde los ’90 presentó su último trabajo ‘The Sciences’ (Third Man Records, 2018) en Apolo teloneados por el cuarteto islandés de rock psicodélico Lucy In Blue.

Arizona Baby. Foto © Sergi Moro

Arizona Baby: Siempre hay justos en Sodoma

El dominio escénico de Javier Vielba y el buen hacer instrumental de sus colegas de Arizona Baby contagia a una feligresía entregada que disfruta viciosamente con su calidad, sorprendente por estos lares.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor

Emporta't un Welcome pack

i ajuda'ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat