Khruangbin: música sin artificios

La banda texana Khruangbin, con inspiración en los sonidos funk de la música tailandesa de los 60 y 70, pasó por la sala Sidecar de Barcelona.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Sidecar está lleno. No hay espacio vital en toda la sala: desde el escenario hasta el guardarropa, ubicado en el extremo opuesto, hay decenas y decenas de personas dispuestas como pueden. “Tengo las manos aquí metidas porque casi me das con el pelo en la cara”, se excusa un hombre con una chica que casi le mete uno de sus moñitos en el ojo. El panorama no es de extrañar. Sidecar nunca ha sido muy grande, y hoy sube a su escenario Khruangbin, el trio de thai-funk originario de Texas que visita España por primera vez con Barcelona como primera escala. Las entradas se han vendido como churros. No ha quedado ni una.

Ahora, el público espera, expectante, y se apagan las luces. Las siluetas de Laura Lee, Mark Speer y Donald Johnson aparecen en la penumbra. Una vez se han instalado en escena, las primeras notas comienzan a sonar. Se trata de The number 4, uno de los temas de The infamous Bill (Night Time Stories, 2014). La guitarra de Speer, altamente reverberada, emite melodías que parecen ir rebotando por las paredes de la sala. Te acarician las orejas tiernamente, con un vaivén constante, suave, sensual, que te transporta a otro lugar. Una playa paradisíaca del sudeste asiático, tal vez. O quizás una ciudad de la misma zona en plenos años 60. Y es que Khruangbin, que significa ‘mosca de motor’ en tailandés, toma gran parte de su inspiración en los cassettes de música tailandesa de aquella época y en el funk de aquel país.

El bajo de Laura Lee y la guitarra eléctrica parecen cantar. Enlazan la primera canción con Cómo me quieres, uno de los temas de su último trabajo, titulado Con todo el mundo (Night Time Stories, 2018). Aquí también, las voces brillan por su ausencia y dejan que las cuerdas de ambos instrumentos se expresen por sí solas. De repente, batería, bajo y guitarra bajan el volumen y comienzan a tocar muy suave, para luego subir otra vez, extremadamente rápido, y provocar en el público una oleada de bailes psicodélicos.

Uno tras otro, los temas se van sucediendo. A pesar de ser de diferentes discos, parecen haber sido dispuestos de manera a crear una cierta continuidad. La recién publicada August 10 viene seguida de August twelve, que proviene del primer EP de la banda, The universe smiles upon you (Night Time Stories, 2015).

No falta Maria también, otro de los temas de Con todo el mundo (Night Time Stories, 2018), a la que sigue una versión de Dance of Maria, una canción publicada por el compositor libanés Elias Al Rahbani en Mosaic of the Orient (Parlophone, Voix de l’Orient, 1972). Esta asociación no es coincidencia: los sonidos orientales han sido una de las principales influencias del último trabajo de la banda.

Suenan también algunos de sus éxitos por excelencia, Mr. White y Two fish and an elephant, y Lady and man, que aunque sea de su último trabajo, apunta a maneras. A pesar de la falta de espacio, el público se las maneja para bailar. Algunos, los que menos sitio tienen, tan sólo mueven la cabeza. Aquellos que disponen de más, pero, se contonean libremente al compás de los ritmos que emanan de las cuerdas de Lee y Speer, de la batería de Johnson.

Le llega el turno a White gloves, y la sala se entusiasma. Es una de las canciones más escuchadas de la banda. Son las once de la noche pasadas y los ritmos psicodélicos de Khruangbin parecen llevar al trance a todos los espectadores de Sidecar. No hacen falta drogas. No hacen falta voces. No hace falta que los músicos hagan prueba de una actitud sobrada en el escenario. De hecho, los tres miembros de la banda casi no han hablado en todo el concierto, ni han hecho poses ni posturas bizarras. Se han limitado a hacer aquello que saben: compartir su música y dejar que ella mueva al público. Sin artificios.

Khruangbin, Sidecar
Khruangbin
Khruangbin, Sidecar
Khruangbin
Khruangbin, Sidecar
Khruangbin
Khruangbin, Sidecar
Khruangbin
Khruangbin, Sidecar
Khruangbin

Autores de este artículo

Aitor Rodero

Aitor Rodero

Antes era actor, me subía a un escenario, actuaba y, de vez en cuando, me hacían fotos. Un día decidí bajarme, coger una cámara, girar 180º y convertirme en la persona que fotografiaba a los que estaban encima del escenario.

 

 

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Los mejores conciertos del 2017

¿Que seríamos sin conciertos? Nada. ¿Y tú? Eso pensábamos. Así que hemos elaborado esta lista de los mejores conciertos de Barcelona y Madrid en 2017

Rocío Márquez: La heterodoxia más ortodoxa

La reinterpretación de los los hallazgos de Rocío Márquez en el mercadillo de antigüedades de ‘El Jueves de la calle Feria de Sevilla’ –motivo de su nuevo trabajo– nos hizo estremecer en su presentación en Barcelona.

Yemi Alade, Apolo

Yemi Alade: Poderío nigeriano

Concierto en La [2] de Apolo de la superestrella del afropop nigeriano Yemi Alade qure acaba de editar su tercer album, «Black Magic».

Paul Weller toma la Razzmatazz

Paul Weller toma la Razzmatazz para presentar su último disco, aunque el concierto también tuvo momentos remember de sus años con The Style Council.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.