Black Lips, el garage y los niños malos

La [2] de Apolo, con su pinta de sótano y sus luces rojas casi fluorescentes, han sido el escenario perfecto para albergar este domingo a los Black Lips y su telonero, One Pork Band.

La [2] de Apolo, con su pinta de sótano y sus luces rojas casi fluorescentes, han sido el escenario perfecto para albergar este domingo a los Black Lips y su telonero, One Pork Band. Los americanos pasaron por Barcelona en su gira por nuestro país para presentar su último disco Satan’s graffiti of God’s art? (Vice Music Publishing, 2017), del que os hemos hablado hace justo un año en nuestra lista de mejores discos de mayo.

Empezó el concierto con One Pork Band, oscureciendo la sala y apareciendo en el escenario entre sonidos de sirenas y con pasamontañas. Sentado delante de un amplificador con dos velas negras encendidas encima y del que cuelga una cruz invertida, nos pone en el mood con un sonido que algunos han denominado ‘hellibilly’. Los que van llegando se aglomeran lo más cerca que pueden para escuchar temas negros como I like suicide. Una vez tiene a toda la audiencia en sus manos, el cantautor anuncia su último tema después de darnos las gracias ‘y que Dios nos bendiga’.

Mientras One Pork Band desaparece, nosotros nos preparamos para los Black Lips. Llega más gente, se sirven más birras y hay más ausencias para echar un piti. Aparece Zumi, con cuernos rojos iluminados y correa en mano atada al cuello de Cole Alexander. Entran los demás músicos y suenan de primeras Sea of blasphemy y Modern art. Así poco le cuesta a la audiencia encenderse y empezar a saltar, formando el prefacio de lo que en minutos serán pogos. Ya sobre la tercera canción alguien empieza a tirar rollos de papel higiénico encima del público, que son recogidos y echados a volar otra vez como los globos en los festivales. Los de primera fila saltan puño al cielo casi histéricos mientras los de atrás chocan unos contra otros.

Los Black Lips siguen su curso bastante tranquilos. Cada dos o tres temas Jared nos da la espalda para retocarse el peinado con un peine que esconde en el bolsillo. Tocan algunas canciones del álbum que sacarán próximamente mezclada con temas más conocidos como la mágica Crystal night. A estas alturas todo el mundo lleva por lo menos tres collares largos de papel higiénico al cuello. En algún punto veo a uno de los del grupo darse la vuelta para consumir alguna sustancia de dudosa legalidad. Todo va bien, todo está en el orden que puede llegar a tener un concierto de este tipo, pero llega el final. El grupo se despide con Hippie, hippie, hoorah seguida de Raw meat.

Antes de desaparecer por completo, vuelven a darnos otro adelanto de su próximo álbum, con la consideración de ser un tema tranquilo porque hoy es domingo y hay que irse a la cama para madrugar mañana. A la audiencia le da igual, siguen con su pogo celebrando tenerlos delante. No es de extrañar que desde que empezara en el 99 el grupo atrajera a los ‘bad kids’. Estos bad kids han sido ellos mismos desde el principio, nunca ha habido por detrás historias de cambios de imagen ni publicidad de marca. Los Black Lips tienen esta audiencia porque están hechos de la misma madera.

One Pork Band, La [2]
One Pork Band
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips
Black Lips, La [2]
Black Lips

Autores de este artículo

Víctor Parreño

Víctor Parreño

Me levanto, bebo café, trabajo haciendo fotos (en eventos corporativos, de producto... depende del día), me echo una siesta, trabajo haciendo fotos (en conciertos, en festivales... depende de la noche), duermo. Repeat. Me gustan los loops.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

John Scofield © Montse Melero Arjona

John Scofield Combo 66: A guitar hero

El que fuera guitarrista de Miles Davis, John Scofield presentó su nuevo proyecto Combo 66 en la sala Barts de Barcelona acompañado de cuatro de los músicos más solicitados del jazz contemporáneo.

Tribalistas / 50 Festival Internacional de Jazz de Barcelona / Lloc: Auditori del Forum / Data: 28.10.2018. Estas fotografías están sujetas a derechos de copyright. NO PUEDES descargarlas ni usarlas sin mi permiso. Si quieres adquirirlas y usarlas contacta conmigo en este e-mail: aitorrodero@gmail.com.

Tribalistas: Reverdeciendo laureles

Concierto multitudinario de Tribalistas, banda que reúne tres estrellas de la música brasileña y que visitaron por primera vez Barcelona bajo el marco Festival Internacional de Jazz.

Chucho Valdes al Palau de la Musica Catalana, Festival de Jazz de Barcelona 26/10/ 2018. FOTO: MARINA TOMAS ROCH.

Chucho Valdés: El padrino del batá

Concierto de Chucho Valdés en el Palau para el estreno de la 50 edición del Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Gran homenaje a su padre Bebo y a ‘Jazz Batá’, grabado en el 1972 con Carlos del Puerto y Óscar Valdés.

Concierto de Manolo García en el Palau Sant Jordi. Foto © Víctro Parreño / Qualsevol Nit

Manolo García, como un niño brincando en el centro del baile

Manolo García ofreció ayer un extenso concierto en el Palau Sant Jordi con todas las entradas agotadas, donde no faltaron éxitos de El último de la fila y de su carrera en solitario, así como temas de su nuevo disco ‘Geometría del rayo’ (Sony, 2018). Tanto el cantante de Barcelona como su banda de Nueva York, y por consiguiente el público, se entregaron al máximo.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.