Ronnie Spector & The Ronettes: Un muro irrecuperable

La nostalgia por algo amado y que no retornará puede hacerte ver las cosas de manera demasiado positiva, obscurece la realidad, pese a todo rejuvenece.

A pesar de seguir manteniendo el apellido, a Ronnie Spector no se le puede mentar ni un segundo el nombre de su ex marido. Phil Spector, uno de los más grandes productores en la historia de la música popular (creador del deslumbrante y avasallador Muro de sonido), ese genio dañino que estuvo a punto de arruinar la vida de nuestra valiente protagonista. Un problema parecido al sufrido por Tina Turner con el también prodigioso guitarrista e impresentable Ike Turner. Las dos se sobrepusieron a las sinvergonzonerías de sus parejas y se labraron una carrera digna, alejada de ese par de ególatras zumbados. Nunca grabaron nada parecido, en cuanto a calidad musical sin ellos al lado, pero sus vidas adquirieron un color bastante más cristalino. Ronnie no ha podido competir con la esplendorosa Tina, pero con empeño consiguió ganarse el respeto de figuras consagradas como John Lennon, Joey Ramone o Bruce Springsteen. A los 74 años mantiene esa ansia de aplausos que la llevó a ser artista y sentir orgasmos al pisar un escenario (según sus propias palabras). No sabemos si tal circunstancia se hizo realidad en las tablas de la Sala Apolo, aunque la cara de henchida satisfacción mostrada al finalizar la velada, dio muestras de que en su primera visita a Barcelona gozó de lo lindo. El público agradeció con sonoros aplausos una sonrisa nada fingida.

Minutos antes de la apertura de puertas del local, los corrillos departían sobre si el nivel de la banda acompañante y el estado vocal de la neoyorquina Veronica Yvette Bennett, alias Ronnie Spector, estarían a la altura. Al minuto del comienzo, la primera duda había quedado disipada: pese al refuerzo de la sección de metales, Los Fillos, (oscurecida por una mala amplificación) los cuatro elementos restantes no estuvieron a la altura. Mejoraron en entidad conforme avanzaba el concierto, pero ni eso fue suficiente. Tocar música con cincuenta años de antigüedad no debería hacerse como si el tiempo no hubiera pasado. Aquello sonaba viejuno, apolillado, sin fuerza, erosionado. Los primeros soliloquios del teclista recordaron más a una orquestina de fiesta mayor que a una banda de rhythm & blues. Les recomiendo visitar a la Barcelona Big Blues Band del gigante Ivan Kovacevic o los A Contra Blues de Jonathan Herrero cualquier domingo en el Jamboree Jazz, notarán la diferencia. Ronnie Spector en cambio no defraudó. Su voz acusó algún temblor motivado por el paso del tiempo, sin embargo, mantuvo el tipo luciéndose especialmente en How can you mend a broken heart de The Bee Gees o arriesgando con You can’t put your arms around a memory de Johnny Thunders, ahí se apuntó un enorme tanto. No estuvo muy fina en Back to black, homenaje a su admirada Amy Winehouse, defendiendo con un nivel aceptable el repertorio más clásico. Baby I love you, Do I love You, Walking in the rain o Be my baby, son himnos inmarcesibles, creaciones para tararearlas, aunque no sean interpretadas en las mejores condiciones. Las dos Ronettes acompañantes permanecieron en un discreto segundo plano sin provocar algarabía ninguna, esos coros candorosos, marca de la casa, quedaron evaporizados. Acaso en la maravillosa So young, o trasformadas en The Raelettes entonando un pomposo What I’d say (ilustrado con hermosas fotos de su etapa más florida), remontaron algo el nivel, discreto en la mayor parte del tiempo. Y de aquel sonido inventado por Harvey Philip Spector, ni rastro, por supuesto, si bien, eso ya lo sabíamos de antemano.

Los corrillos aparecieron de nuevo al final de la noche: “mejor de lo esperado”, opinaban unos; “ella se conserva estupendamente”, afirmaban otros; “ha sido bonito verla por primera vez”, una opinión generalizada.

La nostalgia por algo amado y que no retornará puede hacerte ver las cosas de manera demasiado positiva, obscurece la realidad, pese a todo rejuvenece. Una hora y media es suficiente para henchir ese corazón entristecido. Contemplar su melena (postiza o no) valió la pena.

‘They say our love is a teenage affection, but no one knows my heart direction’ (So young – The Ronettes, 1964)

Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes
Ronnie Spector & The Ronettes / Caprichos de Apolo / Sala Apolo / Aitor Rodero / Qualsevol Nit / 18.06.2018.
Ronnie Spector & The Ronettes

Autores de este artículo

Aitor Rodero

Aitor Rodero

Antes era actor, me subía a un escenario, actuaba y, de vez en cuando, me hacían fotos. Un día decidí bajarme, coger una cámara, girar 180º y convertirme en la persona que fotografiaba a los que estaban encima del escenario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

John Scofield © Montse Melero Arjona

John Scofield Combo 66: A guitar hero

El que fuera guitarrista de Miles Davis, John Scofield presentó su nuevo proyecto Combo 66 en la sala Barts de Barcelona acompañado de cuatro de los músicos más solicitados del jazz contemporáneo.

Tribalistas / 50 Festival Internacional de Jazz de Barcelona / Lloc: Auditori del Forum / Data: 28.10.2018. Estas fotografías están sujetas a derechos de copyright. NO PUEDES descargarlas ni usarlas sin mi permiso. Si quieres adquirirlas y usarlas contacta conmigo en este e-mail: aitorrodero@gmail.com.

Tribalistas: Reverdeciendo laureles

Concierto multitudinario de Tribalistas, banda que reúne tres estrellas de la música brasileña y que visitaron por primera vez Barcelona bajo el marco Festival Internacional de Jazz.

Chucho Valdes al Palau de la Musica Catalana, Festival de Jazz de Barcelona 26/10/ 2018. FOTO: MARINA TOMAS ROCH.

Chucho Valdés: El padrino del batá

Concierto de Chucho Valdés en el Palau para el estreno de la 50 edición del Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Gran homenaje a su padre Bebo y a ‘Jazz Batá’, grabado en el 1972 con Carlos del Puerto y Óscar Valdés.

Concierto de Manolo García en el Palau Sant Jordi. Foto © Víctro Parreño / Qualsevol Nit

Manolo García, como un niño brincando en el centro del baile

Manolo García ofreció ayer un extenso concierto en el Palau Sant Jordi con todas las entradas agotadas, donde no faltaron éxitos de El último de la fila y de su carrera en solitario, así como temas de su nuevo disco ‘Geometría del rayo’ (Sony, 2018). Tanto el cantante de Barcelona como su banda de Nueva York, y por consiguiente el público, se entregaron al máximo.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.