¿Por qué no me gusta Jay-Z?

Jay-Z y Beyoncé están ahora en plena gira. El 11 de julio visitarán Barcelona con su ‘On the road tour II’. Qué mejor momento para analizar por qué no nos gusta el rapero.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

De manera muy visceral, creo que no me gusta Jay-Z por el simple hecho de que le puso los cuernos a Beyoncé. Muy primitivo todo. Pero la verdadera razón es que después de cantarle al perdón, al amor y a la reconciliación marital, se atrevió a hacer una gira conjunta y poner su nombre primero.

Sí sí, es un gran productor. Es un artista nato. Hace una introspección bastante interesante de la cultura negra en EEUU y cómo la opresión blanca/capitalista impide que los descendientes afroamericanos de la época de la esclavitud puedan salir adelante con tanta facilidad en la era Trump.

Él por él está bien. No juzgo su forma de pensar, menos sus errores y su manera de luchar por mantener unido su núcleo familiar. La cuestión aquí es que su 4:44 (Universal, 2017) parte todo lo que podíamos esperar de la pareja del año. Llámenle romanticismo idealista. Da igual.

No obstante, aterrizando sobre su nuevo vídeo, les quiero dar una minioportunidad, a ese par que ahora no son Beyoncé y Jay-Z, sino simplemente The Carters (apellido de él, seudónimo de ambos). Y se lo montan. La escena en que ellos se plantan en primer plano dejando a la Mona Lisa detrás es brutal. La cultura negra el r&b de ella, el hip hop de él, las nuevas tendencias en ambos invadiendo la cultura más clásica y clasistamente blanca del Louvre. Molt bé.

Pero luego, recuerdo el cartel. Ese mentado cartel. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Con esta frase (un poco cliché) me atrevo a comenzar mi disertación sobre el análisis del cartel de la gira de Jay-Z y Beyoncé. Atención al orden de los factores y qué nombre va primero y veremos si no altera el producto. 

Así, tal cual, como si fuese un cuadro de Velázquez con toques del lejano oeste. Jay-Z con toda su hombría y talento se monta en la moto de una carrera artística que ya tenía muchas millas cuando decidió subirse en ella. Y la que había manejado la moto, la que había cantado al girl power e hizo brindar al mundo entero con su Run the world (girls), se va pa’tras y se ubica en el lugar que él, la historia, y la industria le ha dado al resto de mujeres que brillan con luz propia: siendo bella y atemporal, muy lejos del mando del viaje, muy lejos del primer plano. 

Sigamos, él mira al horizonte. Él es el guay. He is the man. ¿Y ella? Ella va detrás. Solo hay un objeto, muy implícito, casi imperceptible. Justo delante de ellos. ¿Los ven? ¿Acaso esos son unos cuernos del tamaño de una infidelidad? Están allí, muy quietos, mirando en la misma dirección que ella. Retándonos. Como si dijeran: ¿Y tú, tú que estarías dispuesta a hacer por mantener el 1+1?

No es la primera vez que comparten escenario, ni cartel, ni su arte, ni carrera, ni hijos, ni patrimonio. Pero es la primera vez que me atrevo a decir, ¿pero qué carajos es esto? Hasta el señor SEO sabe que las multitudes que quieran comprar la entrada a un concierto pondrán primero Beyoncé.

Continuemos con la imagen. El fondo, muy difuso, muy atonal como para obviar que hubo un momento en que ella brilló en miles de escenarios, que tuvo un ejército de bailarinas coreando sus cantos feministas, que su voz ha retumbado en miles de estadios, que no necesita ni teloneros ni más planos para hacer una gran presentación. Ahora van juntos, por una carrera en conjunto. Que puede ser una buena idea, ¿no? Ya lo hizo Whitney Houston. Parece ser que funciona. 

Pero, cabe mencionar, en el vídeo y en su propuesta musical no hay un primer plano de él o ella. Se unen y (creo) que miran a los puntos que siempre tuvieron en común. El arte de ella y el talento de él se unen para materializar el perdón de ella a él en un álbum que dista mucho de dejarnos sin opinión.

Juzgar la obra sin la persona es difícil. No obstante, no puedo esperar a ver cómo esta propuesta crece y me cuente la crónica de una reconciliación anunciada con tonos de gira mundial, sold outs por ella y el morbo de qué dirá él.

Bueno, paro el análisis. Total, esto es solo una imagen, un concierto, una gira y ya. ¿O no?

On The Run II Tour - London, UK - Beyoncé, Jay-Z
Photo by Raven B. Varona/Parkwood/PictureGroup

Autores de este artículo

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Música para cine y todo lo demás

Los Oscar han desaparecido un año más, dejando tras de sí mucho ruido en redes sociales y alguna que otra reivindicación vacía. Sería algo obvio señalar la distancia entre unos premios de corte tan industrial y el hecho cinematográfico per se, así que vayámonos directos a apuntar una serie de cuestiones que han sobrevolado esta última edición.

Ljubliana & The Seawolf

Ljubliana & The Seawolf y la búsqueda del tiempo perdido

Tiempo, todos lo queremos. Lo anhelamos. Lo deseamos. Intentamos atraparlo como sea. Todo a nuestro alrededor está diseñado para ser efectivo, rápido, fácil. “No quiero perder el tiempo”, decimos. Y sin embargo, ahorrando tanto tiempo, el tiempo real -el trascendental- se nos escapa constantemente.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.