Los Secretos: sacudir la movida madrileña y marcharse

Los Secretos visitarán Barcelona (Auditori del Fòrum) el próximo 6 de octubre dentro de su gira ‘Una vida a tu lado’. Te contamos su historia completa.

Un secreto es una cosa oculta. Quién sabe por qué empezamos a ocultar cosas, a los demás y a nosotros mismos. Pero el hecho es que lo hacemos. Y adaptamos nuestros secretos a nuestros silencios: ahí es cuando ellos hablan, siempre tan callados, hasta que un día estallan como una gota de lluvia contra un cristal. Convirtiéndose en miles de pequeñas gotas.

Los Secretos también son un grupo de música. Primero se llamaron a sí mismos Tos, cuando eran unos chicos jóvenes y todavía tenían muy pocas cosas que esconder. Eran los hermanos Urquijo (Enrique, Javier y Álvaro), junto a su amigo y batería José Enrique Cano, ‘Canito’. Este último falleció en un accidente de coche en la nochevieja de 1979 para 1980, y, en el concierto homenaje que se le brindó, se gestó la movida madrileña.

Allí estaban Nacha Pop, Alaska y los Pegamoides o Mamá, entre otros. Todos eran jóvenes e intensamente rebeldes, pero no con esa clase de rebeldía revolucionaria que se integra con los tiempos de cambio, sino con una vocación de admiración hacia la cultura pop, hacia el baile, el color, las luces. Esa cosa ochentera que ya pisaba los Estados Unidos desde hacía diez años y que en la España de la transición no hacía más que asomar la cabeza. Esas ganas de pasarlo bien.

Después del evento, los chicos de Tos pasaron a denominarse Los Secretos. Ficharon a Pedro Antonio Díaz para relevar a ‘Canito’ en la batería y se lanzaron al mercado. Pedro trajo a la banda muchas cosas: un sonido eléctrico, muy próximo al pop anglosajón, y una serie de letras muy pegadizas que hicieron de Los secretos (Polygram, 1981), el primer y homónimo álbum del grupo, un rotundo éxito. Las canciones de dicho disco que pasarían a la posteridad, sin embargo, no serían otras que Déjame y Ojos de perdida, ambas compuestas y escritas por Enrique Urquijo, quien empezaba a asomar entre los mecanismos del grupo como un talento diferente.

Los Secretos

El sonido de Los Secretos se mantuvo próximo al estilo de la movida hasta 1984, cuando Pedro Antonio Díaz corrió la misma suerte que ‘Canito’ y falleció en otro accidente de tráfico. Entonces, el grupo se disolvió. La alargada sombra de los dos baterías y amigos perdidos abatió a los hermanos Urquijo, que decidieron apartarse momentáneamente de los escenarios.

Dos años después, la pulsión creativa de Enrique devolvió a la vida al grupo. Y fue entonces cuando sus cuestiones veladas, las cosas ocultas de Los Secretos, comenzaron a salir a la luz. El mediano de los hermanos Urquijo se reveló como un extraordinario escritor de baladas en Primer cruce y Continuará, los dos álbumes que devolvieron a la vida al grupo. En ellos, canciones como Buena chica, No digas que no o Por el túnel (versionando a Joaquín Sabina, con el que comenzarían una más que prolífica relación) dieron un giro radical a su estilo. Aquella banda ya no pertenecía a la movida, pese a haber sido la misma que había provocado su nacimiento. Aquella era la banda de Enrique Urquijo, un compositor delicado y frágil, un músico dotado de una sensibilidad extraordinaria.

Aquella era la banda de Enrique Urquijo, un compositor delicado y frágil, un músico dotado de una sensibilidad extraordinaria.

Junto a su hermano Álvaro y al guitarrista Ramón Arroyo, Urquijo dio comienzo entonces a la que fue la época gloriosa de Los Secretos, un grupo al que pronto se incorporaría también Jesús Redondo en los teclados, quien acabó por definir el sonido que la banda adoptaría en sus discos más emblemáticos, que vendrían a continuación.

El periodo comprendido entre 1989 y 1993 fue inmensamente prolífico para ellos, encadenando tres álbumes de una calidad que ya nunca recuperarían. La calle del olvido (Producciones Twins, 1989) abriría la veda, incluyendo canciones tan redondas como la que le proporciona el título o Qué solo estás. El in crescendo de Los Secretos se mantendría con la salida a la luz de Adiós, tristeza (DRO/EastWest Spain, 1991), un disco en el que Álvaro Urquijo ganaría protagonismo como una figura a tener en cuenta, escapándose ligeramente de la sombra de su hermano mayor. Cambio de planes culminaría una etapa de esplendor inaudito, un lustro en el que el grupo ascendería directamente a los cielos de la música española.

Los Secretos

A partir de ahí empezó la caída. Enrique arrancó por otro lado su proyecto personal: Los Problemas, con el que sacó a la luz un álbum en el que se alejaba del sonido de Los Secretos y exploraba la naturaleza de su propia sensibilidad. Mientras, la banda publicó Dos caras distintas, ya en 1995. Dicho disco, lejos ya de la inspiración que cubría los tres anteriores, fue el último coletazo de un grupo en pleno proceso de desintegración, e incluyó una de sus canciones más recordadas, como es Pero a tu lado. En 1996 publicaron Grandes éxitos y, en 1999, un día antes de la salida al mercado del segundo volumen, Los Secretos recibieron el golpe definitivo: Enrique Urquijo había muerto.

Lo que en principio se suponía una bofetada mortal supuso la resurrección del grupo. Del dolor nació un año después A tu lado, el precioso álbum homenaje al líder de Los Secretos en el que participaron una buena parte de aquellos artistas que lo habían acompañado a lo largo de sus dos décadas como músico. Voces como las de Carlos Tarque (M Clan), Ariel Rot (Tequila), Antonio Vega (Nacha Pop), Jesús Cifuentes (Celtas Cortos), Pau Donés (Jarabe de Palo), Mikel Erentxun (Duncan Dhu), David Summers (Hombres G), Nacho Campillo (Tam Tam Go!), Miguel Ríos, Manolo Tena o Luz Casal rindieron tributo a Enrique Urquijo en un disco inolvidable en el que se incluyó la última canción cantada por él: Hoy la vi. Ese era el legado de Los Secretos, un grupo que, paradójicamente, había llegado a exponerse con una absoluta desnudez.

Los años posteriores a la muerte de Enrique no fueron excesivamente productivos para la banda. Solo para escuchar (DRO/EastWest Spain, 2002) funcionó relativamente bien, pero a partir de ahí la producción musical de Los Secretos se estancó. Álvaro Urquijo, ahora como líder indiscutible del grupo, se las arregló para que, en 2011, saliera a la luz el que es (hasta hoy) el último gran álbum de una banda memorable, titulado En este mundo raro (Warner, 2011).

En él, el hermano pequeño se convierte en una voz experimentada, y se adentra en las profundidades de la oscuridad, de la pérdida y el paso del tiempo. Ya no hay ‘secretos’ en su música, ya no queda nada de Tos. Solo la memoria de un grupo valiente que revolucionó las cosas y después corrió al encuentro con sus emociones. Porque ambas cosas no tienen por qué ser incompatibles.

Los Secretos
Los Secretos | © Marta Pich

Autores de este artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Isma Romero

Todos los días somos distintos a lo que fuimos, por Isma Romero

A veces lo mejor es pararse en seco y escuchar. Por eso de vez en cuando pedimos a lxs músicxs que se expresen y que cuenten su historia por ellxs mismxs. Sin guión, sin preguntas. Simplemente les damos espacio y ellxs hablan. Hoy es el turno de Isma Romero una de las nuevas voces del rock español.

Haley Heynderickx

Haley Heynderickx: Oom Sha La La y la necesidad de crear un jardín

‘Behind the song’ es una sección en la que explicamos mediante reflexiones e ilustraciones qué hay detrás de una canción. Hoy hablamos de ‘Oom Sha La La’, de Haley Heynderickx, artista de Portland con la que tuvimos ocasión de encontrarnos en persona hace unos días.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.