Una mexicana en un concierto de Mishima

Como marca la tradición, Mishima ofreció el clásico concierto de Navidad en la Sala Apolo, que a su vez también está de celebración con su 75º aniversario.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Me dirigí a la Sala Apolo como quien va a una reunión de un grupo de amigos de colada (es decir: nadie me invitó pero yo de todos modos voy). No conocía nada de Mishima, así que si esperas una crónica de un erudito del grupo barcelonés, estos artículos podrán ayudarte más: ‘Mishima i la seva primavera‘ y ‘Entrevista a David Carabén‘. Con decir que al principio pensé que el grupo lo conformaban unos japoneses que querían rendirle honor a Yukio Mishima… JÁ.

Me sentía una espía inglesa en la URSS. Uno de hacienda en un mitin sindical. Bueno, sin irme muy lejos y al final de cuentas: era una mexicana en un concierto de Mishima. Entiendo catalán, eh, que tampoco voy a narrarles el concierto en clave morse.

La cuestión aquí es: los amé. Me encantó el estilo de David Carabén. La onda de Marc Lloret. La ecuanimidad de Dani Vega. Lo buenrolllista pero serio que es Xavi Caparrós. Y en fin, que siempre he tenido debilidad por los baterías y Alfons Serra mola bastante. O como acostumbramos allá: es muy cool.

Pero lo que más me gustó fueron las caras de los asistentes. ¿Alguna vez has mirado a la gente en el cine? ¿Sus caras iluminadas por la pantalla y su mirada absorta? Pues aquí era igual. Yo me ubiqué justo al frente. Usé el escenario como la barra para sostener mi cerveza, justo debajo de Carabén. Miraba para atrás y veía una multitud cantando con todo el entusiasmo que podía caber en la Sala Apolo. Gente de treinta y tantos y de veintipocos. La familia entera de los primeros fans. La afición de Mishima no tiene edad concreta.

Creo que para ellos ir al concierto del grupo es como ir a la cena de Navidad con sus amigos del cole. Una cita fija que te traerá un montón de gente que echabas de menos. Cambia la gente por las canciones que te han acompañado desde el inicio del grupo, incluso cuando cantaban en inglés (sí, ya me informé).

Pero no fui sola. A este tipo de aproximación cultural hay que ir (mínimo) con una experta. Antes de ir al concierto pasamos por una taquería (una de las muchas que hay cerca del Apolo y que convierte el ir a la sala en algo aún más genial)  y se cerraba de manera redonda el intercambio cultural. A ella y a sus amigos les encanta Mishima. Cuando digo les encanta me refiero a que habían dejado de contar los conciertos a partir del trigésimo.

Una, cuando supo que nunca había escuchado nada de ellos me dijo: «Que increíble, quisiera ser tú e ir a escucharlos por primera vez». Y sí, fue genial. Como la mayoría de los eventos agradables a los que vas sin expectativas y todo es un cúmulo de sorpresas y descubrimientos.

Me quedo con El paradís (rolón). Con los teclados que acompañan en ciertos momentos especiales para aumentar la emoción de la canción. Me quedo con todas las manos del público en el aire casi todo el concierto. Con las ganas locas que me dieron de saberme las canciones y poder gritarlas y sentirme parte del grupo (como quien quiere entender todas las anécdotas de un grupo con añales de amistad). Me quedo con Mai més, Guspira, estel o carícia, Una sola manera y Sant Pere.

Lo que empezó con comer tacos mientras intentaba colar una o dos frases en catalán, ir a la Sala Apolo, escuchar a Mishima, fingir que me sé la letra simplemente repitiendo los coros por sentirme parte de, tomarle una foto al setlist del concierto para hacerme una playlist y recordar cada parte de esa hora y media, decirle a mi hermana «yo sé que no entenderás mucho de la letra, pero esta canción es hermosa» y dormirme muy tarde por querer escuchar todo el concierto otra vez… Acabó al día siguiente con un: ‘vale, que me gusta Mishima’.

Mishima en Apolo, concert de Nadal | Fotografia de Sergi Moro per Qualsevol Nit
Mishima | © Sergi Moro
Mishima en Apolo, concert de Nadal | Fotografia de Sergi Moro per Qualsevol Nit
Alfons Serra, Mishima | © Sergi Moro
Mishima | © Sergi Moro
Mishima en Apolo, concert de Nadal | Fotografia de Sergi Moro per Qualsevol Nit
David Carabén, Mishima | © Sergi Moro
Mishima en Apolo, concert de Nadal | Fotografia de Sergi Moro per Qualsevol Nit
Mishima | © Sergi Moro
Mishima en Apolo, concert de Nadal | Fotografia de Sergi Moro per Qualsevol Nit
David Carabén, Mishima | © Sergi Moro
Mishima | © Sergi Moro

Autores de este artículo

Sergi Moro

Sergi Moro

Desde que era un crío recuerdo tener una cámara siempre cerca. Hace unos años lo compagino con la música y no puedo evitar fotografiar todo lo que se mueve encima de un escenario. Así que allí me encontraréis, en las primeras filas.

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Los Planetas Sinfónico. Foto © Víctor Parreño

Los Planetas Sinfónico: De cero a todo en Pedralbes

Los Planetas dieron un concierto en formato sinfónico en el Festival Jardins de Pedralbes para recordar los 20 años de la publicación del álbum que sentó las bases del indie español: ‘Una semana en el motor de un autobús’.

Raynald Colom

Raynald Colom: Obrando el milagro

Raynald Colom y compañía presentaron de manera magistral su imprescindible ‘The Barcelona Sessions’ (Fresh Sound New Talent, 2019) en La Nau, la misma sala que lo vió nacer.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.