I’m a Soul Woman: Acariciando lo imposible

I’m a soul woman, festival realizado en Luz de Gas, rindió homenaje a grandes figuras femeninas de la música negra como Aretha Franklin o Nina Simone.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Si observan atentamente las preciosas fotos que iluminan esta crónica el brillo les cegará. ¿Tan bonito fue? Intentamos explicarlo. El espectáculo propuesto por Curtcircuit tenía buenísimas intenciones pero jugaba con fuego, emular a genios conlleva riesgos a menudo insuperables. Por suerte, el peligro candente fue salvado a base de esfuerzo e ilusión, consiguiendo un éxito total, cantado desde el principio con todas las entradas agotadas. Tanto visualmente como en términos organizativos no pueden existir críticas, éstas llegan si hablamos del nivel artístico algo irregular, aunque el problema ya era previsible de antemano.

I’m a soul woman pretendía ser un homenaje en clave feminista a relevantes cantantes negras en la historia del blues, soul y funk. Admirable propósito reivindicativo, más aún cuando sigue doliendo el reciente fallecimiento de Aretha Franklin. Para tan señalada ocasión, los organizadores consiguieron reunir un elenco compuesto por algunas de las mejores voces que existen en el panorama local de la música negra. Selección encabezada por Koko-Jean Davis (quien también ejerció de presentadora) y donde sobresalió, emergiendo desde el coro Yasmina Azlor, la sorpresa más llamativa de la noche. De su garganta floreció un estupendo I’m coming out, que hubiera encantado a Diana Ross y al productor original del tema, Nile Rodgers. En ella se lució Lalo López, productor de La Fundación Tony Manero, un especialista en el arte de rasgar la guitarra en tono funky. López lideró una banda mixta que contó también con elementos de A Contra Blues, Balkan Paradise Orchestra, Los Fulanos y la Original Jazz Orchestra del Taller de Músics. La difícil labor de lidiar con diferentes estilos, se saldó decorosamente, inspirados especialmente con el disco-funk. Tony Manero debió ejercer de guía espiritual.

Luz de Gas es una curiosa y tradicional sala situada donde comienza la parte señorial barcelonesa. Habitualmente, al público reunido en ella parece importarle  más con quien podrá platicar que el artista que se desgañita en escena. La tertulia está servida. Esa mala costumbre, no amedentró a los expertos equipos militantes de Blackcelona y Nación Funk. Afectándoles poco las fiestas navideñas y el público receptor, construyeron un repertorio poco amable que abarcó desde los años 30 hasta los 80 e incluso rescató piezas nada habituales en este tipo de eventos. Naturalmente no faltaron Respect, defendida con su potencia habitual por Jean Davis, el momento Supremes con You keep me hangin’ on, en la que a Saphie Wells se le notó algo desamparada, o un colorido fin de fiesta en el que todas las participantes entonaron el consabido medley oportunista: Aretha (no podía ser de otro modo), fue la protagonista. Sin embargo, a un servidor le centellearon los ojos al observar a Monique Makon rescatar del olvido a Sister Rosetta Tharpe en una conmovedora Up above my head. Conseguí vibrar contemplando a Noemi Silah mientras sufría a lo Billie Holyday en Strange fruit y balanceé mi cuerpo en la gigantesca Yes we can can, de las Pointer Sisters: Desiree Diouf la defendió de fábula.

A la admirada Koko-Jean Davis le vino grande Ain’t got no, I got life de la sacerdotisa Nina Simone (reto utópico para cualquiera), sintiéndose mucho más cómoda en If i’m in lucky i might get picked up, de Betty Davis. Ése es el terreno en el cual la cantante de The Excitements arrasa cual Tina Turner demoledora, semejanza que no nos cansaremos de repetir. Se acercaba el fin y el ya citado groove del funk dio rienda suelta a su potencia. Las diosas Donna Summer y Chaka Khan dieron alas a Brigitte Emaga para sentirse chispeante cantando Bad girls y I’m every woman, fulgor con rotura de caderas.

Si pensaban que me olvidaba de Myriam Swanson se equivocan, para ella son las últimas líneas. Bien es sabido que las cantantes negras están dotadas de un plus especial para estos géneros, o casi todos; el torbellino Swanson llega para desmentirlo o como mínimo ponerlo en duda. La barcelonesa lleva la negritud en la sangre y le acompaña una llama incadescente que quema todo lo que toca. Uno piensa en el pavor producido a sus músicos acompañantes, yo me escondería. En la noche de autos, estuvo de nuevo espléndida. Nos dejó perplejos con el ímpetu y la calidad que atesora, haciéndonos olvidar a Barbara Lynn en I’m a good woman o retorciéndose con A fool in love de Ike & Tina Turner. Al genio impresentable y maltratador le hubiera dado una patada en el trasero con toda seguridad. Atreverse con Etta James es de locos y lanzarse a cantar Seven day fool, una temeridad, nuestra Myriam lo hizo como quien barre la casa, salió ilesa, asombroso.

Como comentábamos al principio, esas osadías presidieron la gala. Hubo resbalones que preferimos obviar, lo imposible es exactamente eso: imposible.

Esas voces precursoras, esas mujeres luchadoras que se partieron la vida para quitarse de encima el yugo opresivo, son inimitables pero no su espíritu. El agasajo fue veraz y obtuvo su premio. Todos los participantes saben que el listón es insuperable, pero su amor a esa música irrepetible les permite subir un escalón cada día más alto. A veces nos quejamos por vicio, yo el primero. No fue perfecto, a menudo el encanto reside en nuestros defectos. Quédense con ello.

Autores de este artículo

Víctor Parreño

Víctor Parreño

Me levanto, bebo café, trabajo haciendo fotos (en eventos corporativos, de producto... depende del día), me echo una siesta, trabajo haciendo fotos (en conciertos, en festivales... depende de la noche), duermo. Repeat. Me gustan los loops.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Walking Papers: Rock… y qué rock

Walking Papers ofreció un buen espectáculo en la Razzmatazz de Barcelona pese al reducido público (pues el concierto coincidió con las Festes de la Mercè).

Morgan, Apolo

Morgan: Un puto milagro

Sábado 19 de mayo. Luces apagadas. Silencio. Cuatro hombres con los ojos cerrados, inmóviles, las cabezas agachadas.

Primavera Sound © Víctor Parreño

Primavera Sound, viernes: Del chill

Todavía con el empacho del jueves, afrontábamos el viernes ‘amb il·lusió’. Para empezar a pillar el ritmo, una buena ración de indie, pop y rock nacionales (Último Vecino, La Bien Querida, Marion Harper y Doblecapa) y, una vez a tono de nuevo, otro tanto de garage, rock alternativo y r&b americano (Waxahatchee, The Breeders y Ryhe).

Mishima, Room festival, Razzmatazz

Mishima i la seva primavera

Els Mishima porten ‘Ara i res’ de nou a Barcelona de la mà del Room Festival i amb en Jordi Lanuza com a artista convidat.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.