El viaje interestelar de Sufjan Stevens

Con la 91ª Ceremonia de los Premios Oscar a la vuelta de la esquina, analizamos el mundo interior y la trayectoria artística de Sufjan Stevens, quien hizo la banda sonora de la aclamada película ‘Call me by your name’ de Luca Guadagnino, entre muchas, muchas, muchas y muchas cosas más.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

PUBLICIDAD

Sufjan Stevens se presenta como un ángel supersónico. Sacro. Emana una voz aguda, tierna. Sus alas, blancas y grandes, sobresalen de su traje de colores fosforescentes. Parece venido de un viaje a través del espacio: lleva dos pares de gafas de aviador –unas en la frente, las otras en los ojos–. El público, atónito, observa cómo ese ser, que no parece provenir del mundo real, les transporta a su universo onírico. Así salía al escenario, con su guitarra como única compañía, en su gira europea de 2011. Gracias a este tour pasó por Primavera Sound, y Barcelona pudo ver en directo a este Peter Pan tan particular, un adulto que había mirado su infancia en perspectiva y había hecho de ella su arte.

Sufjan Stevens. © Max Herman

En la vida de Sufjan, la conexión celestial no ha sido por puro azar. Nacido en 1975 en una familia cristiana, en sus primeros trabajos –A sun came (1998), Enjoy your rabbit (2001) o Songs for Christmas (2006)-, hay constantes referencias a la religión. Los tres fueron editados bajo Asthmatic Kitty Records, un sello que creó junto a su padrastro Lowell y demás artistas en 1999, y que ya nunca abandonaría.

Ese chico tímido que formaba parte de un movimiento musical de folk cristiano de su barrio, empezaba a ser reconocido por ese misticismo y por una sorprendente facilidad para la composición musical. Sediento por crear, decidió hacer un disco sobre cada estado de los Estados Unidos, con Michigan (AKR, 2003) como primer volumen. Ese proyecto no siguió mucho más allá (o quizás es que nunca existió). Sufjan se revelaba como un ser casi fantástico y a la vez familiar, como lo son algunas de sus canciones en Illinois (AKR, 2005) –segundo y último disco con nombre de estado hasta la fecha– como Chicago o Casimir Pulanski Day. Misterio, ilusionismo, poética y música: todo en un mismo conjunto eran Sufjan Stevens. El niño que aprendió a leer a los ocho años, el que de su música rebosan multitud de personajes culturales e históricos como también sonidos electrónicos y acústicos liderados por su guitarra. Y Sufjan, en medio de toda su creación y aunque a sus fans les costara de creer, continuaba siendo humano.

Su música es puro cuento. Stevens ha creado un relato a partir de su propio pasado, su propia biografía. No es nada que otros artistas no hagan: a otros de su misma quinta, como Bon Iver, les viene funcionando estupendamente hacen de sus problemas personales el motor central de su música y crear una historia entre discos. La gran virtud de Stevens se destacó con su último disco, Carrie & Lowell (AKR, 2015), que escribió después de que su madre muriera de cáncer. En él, muestra que puede llegar a públicos muy diferentes entre sí a partir de una historia tan personal como la de su propia familia. Hace un ejercicio de perdón a su madre, Carrie, pues cuando era pequeño le abandonó varias veces. Pero también recuerda los buenos tiempos con su padre, Lowell, y momentos familiares importantes. Un proyecto sanador en el que el músico se desnuda, se expone y reinventa el diario personal para otorgarle un sentido poético junto con la música. No aparca a los fantasmas del pasado para olvidarlos: los sacude, les da la vuelta y los convierte en algo tan bello como intangible, en algo emotivo y universal a la vez. En algo sensible fuera de órbita.

Misterio, ilusionismo, poética y música: todo en un mismo conjunto eran Sufjan Stevens.

Sufjan Stevens. © Denny Renshaw

Lo demuestra en uno de sus últimos proyectos, Planetarium (4AD, 2017) un disco a ocho manos con el guitarrista Bryce Dessner (The National), el compositor Nico Muhly y el percusionista James McAlister en el que se inspiran en planetas, estrellas y materia de la Vía Láctea. El álbum fue conceptualizado primero como concierto y materializado en disco años después, en el que se revisitan planetas como Neptune –la puerta de entrada al universo Stevens–, Venus o Mars, aunque también visita sitios tan inhóspitos como Black Hole. ¿Cuándo el arte se creó solo a partir de lo bello y alegre? Si las estrellas fueran música, sonarían a la sensibilidad de las diecinueve canciones de este disco.

La tormenta solar había empezado. Es a partir de ese disco que Stevens se convierte en uno de los nombres más destacados de la música indie. El director de cine italiano Luca Guadagnino vio en él algo más que música: vio relato, vio poesía, vio lenguaje más allá de los versos y las notas. Confió su proyecto Call me by your name (2017), la película basada en el libro homónimo, en sus manos antes de grabar ninguna de sus escenas. La música se creó antes que la imagen, y a partir de ella Guadagnino filmó con los actores. Visions of Gideon y Mistery of love, las canciones más famosas en la obra de Guadagnino, encajan a la perfección con las escenas en las que se incluyen. Es difícil imaginar un perfil de músico así en Hollywood, pero así fue: su banda sonora estuvo nominada a los Oscar. ¿Representa esto último la carrera de Stevens? Quizás no en un sentido estricto: no se ha convertido, por ello, en un artista mainstream. Más bien, la explicación de Sufjan Stevens no reside en los éxitos que ha conseguido a lo largo de su carrera, sino en la capacidad de haber convertido su propia historia en un arte estelar. En puro polvo de estrellas traído desde su propia galaxia.

Autores de este artículo

 

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Lola Kirke © Alsina Mandarina

Cuando escucho una canción de Lola Kirke, pienso en Mozart

‘Behind the song’ es una nueva sección en la que explicamos mediante reflexiones e ilustraciones qué hay detrás de una canción. Hoy hablamos de ‘Monster’, de Lola Kirke, cantante y actriz que protagonizaba la serie ‘Mozart in the Jungle’.

Novedades Carminha

Novedades Carminha: “No queremos pertenecer a ninguna escena”

Novedades Carminha acaba de publicar su nuevo disco ‘Ultraligero’ (Ernie Records, 2019), donde colabora Dellafuente, entre otros artistas. Hablamos con ellos en Barcelona y nos explican que ni hacen trap ni quieren hacerlo. Con su música quieren hacer bailar a la gente, no demostrar nada.

Isma Romero

Todos los días somos distintos a lo que fuimos, por Isma Romero

A veces lo mejor es pararse en seco y escuchar. Por eso de vez en cuando pedimos a lxs músicxs que se expresen y que cuenten su historia por ellxs mismxs. Sin guión, sin preguntas. Simplemente les damos espacio y ellxs hablan. Hoy es el turno de Isma Romero una de las nuevas voces del rock español.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.