Mark Knopfler: Tristeliz despedida del ex Dire Straits

Mark Knopfler (Dire Straits) se despedía de los escenarios en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Parece que ‘Down the road wherever’ será su última gira.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

PUBLICIDAD

Siete décadas aloja el cuerpo de Mark Knopfler; su mente, sin embargo, parece que se mantiene intacta: nos encontrábamos ayer ante un creador incansable. Fue precisamente en la década de los 70 cuando formó Dire Straits con su hermano David —que, por cierto, solamente estuvo los tres primeros años; un buen día se fue y desde entonces siguen sin dirigirse la palabra—. Supongo que ya conoces la historia: banda de rock originaria de Escocia que consiguió vender millones de discos gracias a títulos como Brothers in arms, que albergaba los hits So far away, Walk of life o Money for nothing, por ejemplo, hasta que en 1995 anunciaron su separación. Desde entonces, Knopfler ha continuado en la música con una prolifera carrera en solitario, así como siendo productor de grandes estrellas como Randy Newman o Bob Dylan y creador de bandas sonoras (la más reseñable quizá sea La princesa prometida).

En la parte anímica, decíamos, no hay notas discordantes; pero en el plano corpóreo, la cosa cambia. “I’m an old man”, dijo antes de comenzar la segunda canción, Nobody does that —primera vez que la interpretaba en vivo, igual que las interesantísimas Heart full of holes y Silvertown blues—. Un Palau Sant Jordi hasta arriba (con asientos en pista, eso sí) le gritó que no. Él replicó con un sí que bailaba entre la resignación y la aceptación. Por eso este concierto era un hola y era un adiós. Era feliz y era triste. El tour mundial Down the road wherever comenzó en Barcelona (le siguen los conciertos de Valencia, Madrid, Coruña, etc, así como múltiples paradas internacionales). Afirmó amar Barcelona, hacía tiempo que no venía y declaró sentirse siempre bienvenido aquí, pero al nada de dar comienzo el espectáculo aseguró que esta sería la última vez en esta ciudad tan querida para él. Así es: para sorpresa de las trece mil personas que estábamos allí, Mark Knopfler dejaba entrever que esta sería su última gira. Y es que sus allegados le pedían “no more travelling”. Para Knopfler es tiempo de otra cosa ahora. Así es y así debe ser. “Nevermind”, añadió, como queriendo decir que a una cita como esta no viene uno a lamentarse.

Pese a la impactante noticia, el show se mantuvo reposado, calmado, uniforme, sin grandes sobresaltos. Miento: hubo algún que otro culmen. El más significativo quizá el primero, por aquello del atractivo de la novedad. Se repasaron los éxitos de su carrera en solitario (entre el country, el folk irlandés y el blues, entre otros géneros), pero era evidente que debía incluir los clásicos de Dire Straits. El primero en sonar fue Romeo and Juliet (Marking movies, 1980)… mitiquísima. Encima del escenario, todo en calma. Pero en los asientos se vivía diferente. En cuanto las primeras notas brotaron del saxo, el público enloqueció. ¿Qué decir? Pues que fue una interpretación preciosa y sentida; músicos espectaculares, voz impecable; emoción entre los asistentes. Y esta frase bien podría servir para definir todo el concierto de Mark Knopfler. Solo una crítica a realizar por mi parte, con la suficiente relevancia como para ensombrecer toda la propuesta. Intachables músicos, eso sí: ni una sola mujer sobre el escenario. Knopfler pegó ahí una patinada importante.

Partes totalmente instrumentales se iban intercalando con brevísimos monólogos y temas como Your latest trick (Brothers in arms, 1985). Y, de nuevo, unos elegantes saxo y voz. Esta fue la canción con la que mis abuelos se reconciliaron, la canción que protagonizó la boda de mis padres y la canción que sonaba de fondo en mi primera cita romántica. Eterna. Única. Atemporal. No fue el único tema que subió un poco los decibelios, tanto para los oídos como para las mentes. Poco después algunos se cansaron de estar cansados. Unos primeros valientes se levantaron y se situaron, de pie, en las primeras filas. Ocurre a menudo en conciertos con este formato que llega un punto en el que la cosa está tan caliente que al público le viene de no sé dónde un instinto insurrecto y automáticamente deja tener importancia la obligación de permanecer sentados. Money for nothing después de los bises avivó la llama y resubió a un público ya bastante subido para lo que las circunstancias permitían.

En definitiva. Una despedida tristeliz, con momentos vívidos y otros con cierta letanía. Una pena que probablemente el público de Barcelona no pueda disfrutar de nuevo de este creador sempiterno. Pero, como decía antes, así es y así debe ser. Por lo menos podrán contarle a nuestros nietos que vieron en directo al fundador de Dire Straits. Mark Knopfler acabó el recital con una instrumental Going home, ¿la metáfora perfecta para expresar que ya le es hora de estar en su hogar?

Mark Knopfler
Mark Knopfler | © Víctor Parreño
Mark Knopfler
Mark Knopfler | © Víctor Parreño
Mark Knopfler
Mark Knopfler | © Víctor Parreño
Mark Knopfler
Mark Knopfler | © Víctor Parreño
Mark Knopfler
Mark Knopfler | © Víctor Parreño
Mark Knopfler
Mark Knopfler | © Víctor Parreño

Autores de este artículo

Víctor Parreño

Víctor Parreño

Me levanto, bebo café, trabajo haciendo fotos (en eventos corporativos, de producto... depende del día), me echo una siesta, trabajo haciendo fotos (en conciertos, en festivales... depende de la noche), duermo. Repeat. Me gustan los loops.

 

 

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

concert-operators-primavera-club-sala-apolo-barcelona-qualsevol-nit

Primavera Club – Viernes

El Primavera Club es la edición de otoño del festival Primavera Sound. Así empezó el viernes 21 de octubre en la Sala Apolo y en La [2] de Barcelona.

Chucho Valdes al Palau de la Musica Catalana, Festival de Jazz de Barcelona 26/10/ 2018. FOTO: MARINA TOMAS ROCH.

Chucho Valdés: El padrino del batá

Concierto de Chucho Valdés en el Palau para el estreno de la 50 edición del Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Gran homenaje a su padre Bebo y a ‘Jazz Batá’, grabado en el 1972 con Carlos del Puerto y Óscar Valdés.

Concierto Burning + Desvariados Barcelona

Burning: puro rock&roll

Burning llevaron su puro rock&roll a la Sala Apolo de Barcelona durante su gira Corre conmigo. Les acompañó el grupo madrileño Desvariados.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.