Martha High & The Soul Cookers: Sin vivir de rentas

Martha High, la diva del soul que fuera vocalista del mítico James Brown, pasó por Barcelona para contagiarnos su vitalidad y para constatar que su talento no se vio ensombrecido por la figura de su mentor.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Estar durante tres décadas al lado de una figura tan gigantesca como la de James Brown puede ser un arma de doble filo. Por un lado es evidente que curte, nadie rechazaría un regalo de estas características, sin embargo, si la artista en cuestión tiene calidad, esa sombra puede oscurecer la personalidad y quién sabe si arruinar una carrera. A Martha High no parece haberle importado sentirse arrinconada por el Padrino de Carolina del Sur, al contrario, sabedora de sus posibilidades artísticas, se hizo famosa a su lado y ha labrado una interesante trayectoria en solitario. Sin ánimo de criticarla y viendo su actual estado de forma vocal, a los 74 años, pensamos que quizá debería haber volado más tiempo sola logrando así un reconocimiento aún mayor, pero nuestra bella protagonista tendrá razones suficientes para haber actuado de esa manera, mal no le ha ido del todo.

En el panorama del soul actual conviven artistas que viven de refritos con otros insuflando fuerza innovadora. Martha High está situada entre estas dos opciones. Podría vivir cantando únicamente las canciones de Brown y nadie le diría nada, dadas sus fabulosas prestaciones como artista, pero a pesar de poder usar un repertorio tan loable, High utiliza en directo un acertado conglomerado que reúne piezas (poco manidas) de James Brown con composiciones propias de altura; acabamos de descubrir el secreto del éxito. Dicho triunfo está basado en varios factores: uno de ellos es la amalgama de géneros utilizados, desde el góspel al blues pasando lógicamente por el soul y el funk, aunque incluyendo también retazos de estilos como el reggae que ofrecen un aire fresco muy de agradecer; el otro componente importante se llama The Soul Cookers.

Desgraciadamente la excelente banda, que acompaña a la de Virginia, no cuenta con una sección de vientos indispensable para temas con los rasgos de Gonna have a funky good time o Cold sweat (tampoco hubieran cabido en las tablas de la minúscula e incómoda Sala Marula) pero a pesar de ese déficit, su capacidad instrumental (excelente labor de Leonardo Corradi en el Hammond) les permite salir del atolladero con prestancia y sin aspavientos innecesarios, permitiendo a la voz de su líder ser auténtica protagonista. Posiblemente el hecho de ser corista la mayor parte de su trayectoria, le ha facilitado llegar, pasados los setenta, con una vitalidad vocal pasmosa; el desgaste de ser la estrella principal puede ocasionar retiradas antes de tiempo, en el caso de Martha Harvin (nombre real), eso no ha sucedido y ahora, sintiendo al público desde lugar privilegiado, se desata cual huracán renovado. Estuvo excelente toda la noche, matizando los medios tiempos y arrasando en temas feroces tipo Showdown, hit discotequero de 1979.

El citado segundo plano, donde casi siempre ha estado situada, no le ha permitido labrar una extensa discografía en solitario que tan solo consta de seis títulos: el primero High (Salsoul, 1979) y el último editado hace tres primaveras. Singing for the good times (Blind Faith Records, 2016) es un disco pletórico, claro ejemplo del dulce momento por el que atraviesa nuestra intérprete, donde anidan piezas del calibre de The hardest woman working in town o I’m a woman, rotundas declaraciones de principios. Nos atrevemos a apropiarnos de ella, porque el grado de empatía transmitido desde el escenario lo permite. Simpática hasta decir basta y guapísima, luciendo ese tan característico pelo rubio, transformado en melena rizada para la ocasión, arrebatadora. No les extrañe pues, que más de uno estuviera de acuerdo con ella al entonar la soberbia You need a woman like me, quizá le pidió una cita al finalizar el show.

Es posible que el avispado lector haya supuesto, debido a nuestros comentarios algo maliciosos, que la figura de James Brown fue un obstáculo más que una ayuda para Martha High, no pretendíamos crear confusión. Martha vivió junto al genio momentos gloriosos e inolvidables que un servidor hubiese pagado lo indecible por haber estado. A parte de cientos de conciertos monumentales, entre los cuales destaca el del Boston Garden en 1968, la noche posterior al asesinato de Martin Luther King, también tuvo la suerte de poder cantar ante 60.000 enfervorizadas personas en ‘Rumble in the jungle’, concierto previo a la pelea por el campeonato del mundo de los pesos pesados entre George Foreman y Muhammad Ali en Zaire, ahí es nada. Sumemos también a ello compartir experiencias al lado de los The J.B.’S, probablemente la mejor sección de metales que haya existido. No se queja, lo juramos por quien sea.

Dejando batallitas a un lado, debemos centrarnos en el presente y en el futuro y éstos se presentan muy halagüeños. De no suceder ninguna contrariedad nada deseada, a Martha High le queda cuerda para rato, por facultades, carisma e inspiración. Estamos convencidos de volver a verla muy pronto, quien sabe si con nuevas creaciones, no se la pierdan, les contagiará su vitalidad.

Make me high / Make me high / Make me high / A ghetto high / Giant high / High / High

(Gonna have a funky good time, James Brown)

Martha High. Foto © Aitor Rodero
Martha High & The Soul Cookers | © Aitor Rodero
Martha High. Foto © Aitor Rodero
Martha High & The Soul Cookers | © Aitor Rodero
Martha High. Foto © Aitor Rodero
Martha High & The Soul Cookers | © Aitor Rodero
Martha High. Foto © Aitor Rodero
Leonardo Corradi, Martha High & The Soul Cookers | © Aitor Rodero
Martha High. Foto © Aitor Rodero
Martha High & The Soul Cookers | © Aitor Rodero

Autores de este artículo

Aitor Rodero

Aitor Rodero

Antes era actor, me subía a un escenario, actuaba y, de vez en cuando, me hacían fotos. Un día decidí bajarme, coger una cámara, girar 180º y convertirme en la persona que fotografiaba a los que estaban encima del escenario.

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Perotá Chingó, Sala Apolo. Foto © Aitor Rodero.

Perotá Chingó: Vamo’ arriba las pivas

Hace siete años Perotá Chingó subía a YouTube el tema que conseguiría, entre otras cosas, que dieran la vuelta al mundo compartiendo su música y su buen rollo. Esta noche, la segunda consecutiva que hacen sold out en el Apolo, es una muestra de por qué pueden seguir haciéndolo.

The Fleshtones, Marula Café

The Fleshtones

The Fleshtones: Un ciclón sin fecha de caducidad Texto: Barracuda Foto: Oliver Adell Siempre recuerdo el corpachón de Francisco Casavella cimbreándose al compás de American Beat 84’.
Fantastic Negrito, La [2]

Fantastic Negrito: ¿Quién era Robert Johnson?

La figura de Robert Leroy Johnson, uno de los mejores guitarristas de la historia del blues, es un auténtico referente para Xavier Dphrepaulezz, alias Fantastic Negrito, hasta el punto de estar convencido de que todo el mundo debería conocerle.

Tomasito en concert a La [2]

Tomasito: Ai mare!

La fusió flamenca de Tomasito va ser la protagonista del concerto presentació del seu disc de grans èxits «Ciudadano gitano» a La [2] de Apolo. Text de Jordi Martí.

Festival Cruïlla 2017

Cruïlla, domingo: Para todos

Domingo en el Festival Cruïlla con los colombianos Morat, la francesa Jain y la Holi Colour Party amenizada por la Merlí Crew DJ.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.