Egosex: Entre lo primitivo y lo futurista

En este Behind the Song #10 analizamos ‘Congo’, el último single de Egosex, con Lluís, Hug y Weka, los tres miembros de la banda barcelonesa, y profundizamos en el autodenominado género del ‘trance jungle blues’ que mezcla la electrónica, los orígenes africanos de Weka y el blues, para componer desde el dolor y la experiencia.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

PUBLICIDAD

La primera vez que escuché a Egosex fue por pura casualidad. Había ido a una fiesta en La [2] de Apolo que resultó ser bastante aburrida. Aguanté allí un buen rato porque me sabía mal irme, pero cuando sentí que ya había cumplido con mi presencia, decidí marcharme y buscar alguna alternativa por el Paral·lel.

Justo al salir de la sala me topé con un evento curioso en la contigua Apolo 3. Nunca había visto nada igual. En tan solo un pequeño espacio había una señora leyéndote las cartas, un iPad en el que podías descubrir –respondiendo una serie de preguntas– qué porcentaje de cualidades Libra (sí, el signo del zodíaco) hay en ti, y seguramente la acumulación más grande de gente moderna de Barcelona que he visto en mi vida. Sobra decir que me quedé en esa fiesta, que resultó ser uno de los ya célebres eventos organizados por Seasons, en los que cada mes dan una fiesta temática relacionada con el signo del zodiaco correspondiente.

Hoy Laia y yo hemos quedado para hablar con Weka, Lluís y Hug en su local de ensayo en Poblenou. A día de hoy, esta banda para mi desconocida que me dejó maravillada tan solo unos meses atrás, ha actuado en el Primavera Sound y en el Loom Festival, ha ganado la sexta edición del Bala Perduda y actuará en el Vida Festival el próximo julio.

“El concierto en Apolo para Seasons fue nuestro primer bolo como Egosex; Weka invitó a los organizadores al local una semana antes de la actuación, vieron nuestro ensayo y les moló. Todo encajaba porque Weka además es Libra, cuenta Lluís. Vale la pena mencionar que sólo artistas del signo del zodiaco correspondiente pueden participar en la fiesta. Si ese no es tu signo, lo siento, pero tienes que esperar tu turno.

Egosex - Behind the song #10. © Alsina Mandarina

Weka conoció a Hug a través de una amiga en común: “Una tarde acabamos yendo al local de ensayo y flipé con los sonidos que escuché. Al día siguiente le dije a mi amiga, tengo que hablar con Hug. Lluis y Hug ya llevaban años tocando juntos en distintas bandas y después de ese primer encuentro con Weka, se construyó Egosex. A partir de unas ideas iniciales de Weka nacieron sus primeros singles Chameleon y Fever (Last night in Paris). “Hug y yo llevábamos muchísimo tiempo tocando juntos y nos entendíamos muy bien, pero al entrar Weka aportó un montón de cosas que nosotros nunca podríamos aportar”, dice Lluís. “Era otro imaginario completamente distinto sumado al nuestro; era vibrante”.

Ellos mismos definen su género musical como ‘trance jungle blues’, un estilo que surgió de la influencia de Weka: “la fórmula se basa en interpretar mis orígenes africanos de una forma contemporánea. Al fin y al cabo siempre estamos buscando un poco de trance, un poco de africano, un poco de electrónica y un poco de blues”.

“Aun así, estamos explorando constantemente, no queremos cerrarnos. Ahora mismo estamos haciendo un tema que no tiene nada que ver con los demás. Estamos probando si funciona y si no, pues se descarta y a por otra cosa”, cuenta Lluís. “Sabemos que hay una serie de direcciones que funcionan. Hay canciones que tenemos en las que puedes encontrar similitudes a nivel de composición, estructuras… pero luego salen canciones de una idea de Weka, una de Hug, algún ritmo electrónico. Y molan”.

Egosex - Behind the song #10. © Alsina Mandarina

There’s no peace in the Congo

There’s no mercy in the Jungle

Congo, nuestro objeto de estudio en este BTS #10 (¡¡¡ya el número 10!!!), nació a raíz de su ya distintivo riff de guitarra. A partir de ese leitmotiv elemental se montó todo lo demás, y el  tema fue tomando forma. “Lo empezamos a producir en casa, bajamos al local un miércoles, Weka cantó el estribillo y simplemente ya funcionó”, cuenta Lluís. A ello Weka añade: “normalmente tengo las palabras revoloteando en la cabeza y cuando Hug empieza a tocar algo me resulta muy fácil adaptar esas palabras a la música”.

Congo estaba acabada de componer un miércoles y tan solo una semana más tarde Egosex tenían su actuación en Feeel (el programa musical de betevé). Aún con la canción en fase embrionaria, decidieron que se trataba de un buen momento para estrenarla. “La habíamos ensayado igual… ¿dos veces? A Weka siempre le gusta el riesgo, nosotros somos más del Uuuuuh igual no sale. Pero de hecho nos moló tanto como quedó en el Feeel que se quedó así, de estructura y de todo… el error al final ha formado parte de la canción”. Dicen Hug y Lluís.

Es cierto, la estructura permaneció como en la versión para el Feeel. Le metieron algunos sintetizadores y algunos bajos y finalmente lo grabaron tal y como podemos escucharlo ahora. El resto de singles, Chameleon, Fever (Last night in Paris) y Big fish fueron grabados directamente en su local de ensayo. “Todas las canciones han empezado desde su versión en directo, sin producción. Nos hemos metido hace poco en todo lo del ordenador y la producción, pero somos totales amateurs. Somos muy de local; de tocar y tocar”. Tiene todo el sentido del mundo que quieran mantener esa esencia del directo.

En cuanto a las letras y los relatos detrás de Egosex, Weka nos cuenta: “la mayoría de veces las letras de mis canciones provienen de una especie de banco de dolor, de experiencia. Gran parte de ellas tratan de traumas. Pero ahora mismo estoy intentando escribir las letras en un formato que se sale de mi perspectiva. En Big fish, por ejemplo, no hablo de mi mismo. Trato un tema tal y como es. Los artistas siempre convertimos todo en un yo yo yo yo; a partir de ahora quiero intentar deshacerme más de mi perspectiva y decir las cosas como son”.

Egosex - Behind the song #10. © Alsina Mandarina

La estética es, sin lugar a dudas, uno de los componentes más importantes para la banda: “el diseño, los vídeos, todo lo que envuelve al producto”, dice Lluís. Solo hace falta ver el mimo que ponen en sus redes sociales o en el diseño de su web para confirmarlo. “Todo el mundo puede cantar o hacer canciones, pero no todo el mundo puede elegir un estilo concreto y crear un imaginario”, añade Weka. Para Egosex el proyecto es mucho más que crear un grupo, es crear un concepto.

Weka es diseñador de moda y director de arte, igual que Lluís. Llevan mucho tiempo dedicándose a la música y cada vez tienen más claro que la estética simplemente forma parte de todo ello. “No nos interesa ser una banda más que hace rock’n’roll o indie, Egosex vamos más allá. Yo me imagino la música en la misma línea que la ropa, los vídeos. Los canales son distintos, pero el mensaje es el mismo”.

Egosex - Behind the song #10. © Alsina Mandarina

En esa misma línea de ir más allá que estamos descubriendo de la banda, nos confesan que ellos viven sus conciertos como rituales. “Cuando hablamos de ‘trance jungle blues’, realmente estamos usando una forma moderna de referirnos a un ritual, ¿sabes? Un trance en la jungla con el sufrimiento y la oscuridad del blues… Básicamente nos imaginamos nuestra música oscura, roja, con mucho sufrimiento pero a la vez liberación espiritual”.

De hecho, en el Loom Festival pudieron desarrollar esta faceta que tanto les atrae. Pusieron antifaces al público, les metieron en una sala oscura con estufas, encendieron una luz roja y crearon un ambiente muy cargado. “En el Primavera, por ejemplo, el concepto del concierto es más de festival y no pudimos darle tanto juego.Realmente cuando sentimos que nuestros directos son como un ritual es cuando podemos montar un verdadero show nuestro al 100%, pero claro, no siempre se puede”, admite Hug.

“Cuando haces bolos tan distintos como tocar en el Primavera o el Loom o la terraza de un hotel… la mejor forma de adaptarte es simplemente buscando un buen setlist, algo que atrape. Lo que buscamos en esos casos es que se convierta en una fiesta potente de música. Por suerte nuestras canciones son adaptables, moldeables. A pesar de lo que pueda parecer, lo que hacemos es muy analógico y orgánico. Eso nos permite darnos a la improvisación. Aunque parece todo muy cerrado, realmente nos estamos adaptando todo el rato a las vueltas de Weka. En nuestros bolos no le damos al play y ya está”, cuenta Hug

“Por ahora nos gusta mucho el concepto que estamos desarrollando de ‘spirit and the machines’. Por un lado tenemos el espíritu libre de Weka y por el otro Hug y yo actuamos como llas máquinas, que vamos con la claqueta y con toda la parte electrónica. Es, a la vez, lo primitivo y lo futurista, algo que también queremos transmitir en los directos. El dos y el uno. Dos bloques distintos pero que aún así van juntos”.

Egosex - Behind the song #10. © Alsina Mandarina

El próximo 15 de junio podremos verles en directo en el Arte Nou Festival de Cornellà. El 5 de julio en el Vida Festival y el 22 de julio en la Sala Montjuïc.

 

#Behind the Song es una sección en la que explicamos mediante reflexiones e ilustraciones qué hay detrás de una canción. Hoy hablamos de Congo, de Egosex. En otras ocasiones hemos hablado de Marta Cascales,  Lauren NineMavica, Ljubliana & The SeawolfPAVVLAHaley HeynderickxLola KirkeAnna Calvi y Courtney Barnett.

Autoras de este artículo

Carla Gimeno

Carla Gimeno

Comunicadora y cantante. Me gusta pensar que mi hábitat natural son los conciertos y los festivales. Es bastante probable que me encuentres entre el público de algún bolo de Barcelona, aunque a veces también me subo al escenario con The Crab Apples.

Alsina Mandarina

Alsina Mandarina

Creativa y dibujante. Guitarrista en The Crab Apples y Penny Necklace. Crecí dibujando, siendo este mi espacio de diversión y evasión del mundo. Ahora es mi forma de acercarme a mi entorno y reflexionar sobre nuestra vida y nuestra sociedad.

Sidecar - Camellos

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

El cuarto vacío de Damien Rice

En el concierto de Damien Rice en Madrid ocurrió algo extraordinario durante ‘9 crimes’, canción grabada a dúo entre Rice y su ex compañera Lisa Hannigan, pues el fragmento de tiempo en que Hannigan debería cantar cayó en un insoportable vacío, en un silencio capaz de quemar al simple tacto.

Cristina Quesada. Foto © Dara Quesada

Cristina Quesada: Mi primer recuerdo de la música

Cristina Quesada suena a pop: sintetizadores, guitarras sencillas y tecnicolor pero abrazando la chanson francesa, el j-pop y el eurodisco. La que fuera la pineapple princess regresa al panorama musical con un sonido más maduro y melómano, con guiños a ABBA, The Wake o College.

Bad Gyal

Bad Gyal para principantes

Un día antes del 8 de marzo, Alba Farelo cumple 22 años. La cosa tiene sus entrañas, aunque a priori pueda parecer que no es así, y es que el gesto reivindicativo de esta artista marginal devenida en súperestrella industrial y mainstream procede casi casi del futuro. Bad Gyal canta como si el feminismo hubiese triunfado.

Pajaro Sunrise-Maruxa Caeiro

Pajaro Sunrise: Pero, ¿de qué me suena a mí esa cara?

Yuri Méndez, a.k.a. Pajaro Sunrise lleva más de doce años rodando por este mundo del indie como si de un auténtico Ulises se tratase. Ahora acaba de hacer la música para la película ‘4 latas’, de Gerardo Olivares, y coincidiendo con su estreno, ha publicado el disco ‘Man of many faces’ con su banda sonora original.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.