Los mejores discos de marzo

The Weeknd, J Balvin, Childish Gambino, Pearl Jam, U.S. Girls, Die Antwoord, Dua Lipa, Sufjan Stevens & Lowell Brams, Morrissey, Meritxell Neddermann, Four Tet, Baxter Dury, Circa Waves, Ramper, Honey Harper, Porridge Radio, Dead Lips, Pinpilinpussies, Niños Mutantes, Roger Pistola, Porches y Soleá Morente.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

PUBLICIDAD

Te recomendábamos hace unos días en nuestra lista de propuestas culturales para el confinamiento que una buenísima opción es la de escuchar un disco. Un disco entero. Solo escucharlo. Sin hacer nada más. Si no estás acostumbrado a tal gratificante hábito, te puede incluso asustar esa perspectiva. Déjate de rollos, escoge un disco de esta lista (donde, como siempre, hemos seleccionado lo mejor de cada casa para que no te falte de nada) y déjate llevar.

Y si las novedades de marzo no son suficiente para ti, puedes repasar nuestras reseñas de febrero, enero y de años anteriores para que no te falten opciones. Bon appétit!

Mejores discos de marzo - THE WEEKND – After hours

THE WEEKND – After hours (Republic Records, 2020)

Selling sex

Creo que The Weeknd ha conseguido lo que muchos artistas han soñado durante todo: sus discos valen para todo. ¿Lo quieres para ir al gym? Check. ¿Para cocinar? Check. ¿Para tener sexo? Check. ¿Para mirar la pared durante horas y sentir vacío en tu interior? Check. Joder, es que lo tiene todo y nos ha tenido dos años esperándolo de nuevo. Sí, vuelve a haber sintetizadores que te llevan al espacio y las canciones vuelven a sonar a la perfección. ¿Siendo puntillosos? Que esto ya lo hemos oído y ya sabemos de qué va. Pero lo siento, no por ello tiene menos magia. Además, cuenta con ‘special guests’ como The Blaze (grito de fan), Chromatics, Oneothrix Point Never… que le ayudan a dinamizar los 22 temazos que tiene. Creo que lo único que no me gusta de este disco es que este año no va a haber ningún festival en el que poder escucharlo en directo ):

Por Carlota Purple.

CHILDISH GAMBINO – 3.15.20

CHILDISH GAMBINO – 3.15.2020 (RCA Records, 2020)

La expansión de un artista total

La versatilidad de Donald Glover, conocido en el mundo musical como Childish Gambino, está fuera de toda duda: multipremiado en lo audiovisual con su serie Atlanta; su éxito musical ha ido cociéndose a un ritmo más lento. Después de lanzar dos álbumes rap de esencia tradicionalista, en 2016 estalló –al mismo tiempo que lo hacía Atlanta en las televisiones– con el lanzamiento de Awaken, my love!, un álbum que transmutó las expectativas. Después vino This is America y el despliegue artístico se solidificó sobre un tapiz de éxito comercial sin precedentes. Su beligerancia política, la audacia con la que funde géneros y la permanente búsqueda de nuevos sonidos vuelven a protagonizar la escena de 3.15.2020, su cuarto álbum de estudio, el primero sin el amparo de Glassnote –la discográfica con la que había trabajado en sus tres discos previos–; una exhibición de potencial electrónico que reajusta los parámetros del R&B contemporáneo, una obra importante.

Por Adrián Viéitez.

DIE ANTWOORD – House of Zef

DIE ANTWOORD – House of Zef (Zef Records, 2020)

Surprise, bitch

Sabes eso que estás de cuarentena vas a la despensa a buscar papel higiénico y pum, te encuentras 12 temas para hacer un álbum, ¿sí? pues eso mismo acaba de pasarle a Ninja y Yolandi, a.k.a. Die Antwoord. House of Zef, su quinto y (según han dicho) último trabajo, llega en un momento complicado ya que su sonido habitual cae especialmente pesado en este encierro cargado de incertidumbre y personas buscando la luz del sol en las ventanas. En sus piezas de nombres impronunciables podemos encontrar colaboraciones de Panther Modern o Roger Ballen, ritmos que (sintiéndolo mucho) son los de siempre, bases guays y la voz de ultratumba de Yolandi. Personalmente, te recomiendo esperar a cuando todo esto acabe para escucharlo, créeme que sonará mejor con unas copas compartidas entre risas con tus colegas.

Por Carlota Purple.

Mejores discos de marzo - U.S. GIRLS – Heavy Light

U.S. GIRLS – Heavy Light (4AD, 2020)

Tristeza, nostalgia, éxtasis, esperanza

Meg Remy, o U.S. Girls, continua por la senda de su aclamado anterior disco In a Poem Unlimited (4AD, 2018), explorando y transformando junto a su banda aquellos estilos de la música popular pasados de moda y olvidados, acompañado por unas letras con alta carga política. El disco comienza de manera exuberante con Four American Dollars y Overtime, poseídas por un ‘groove’ que se extiende a lo largo de ambos temas, que recuerdan al ‘wall of sound’ del pop de los 60. Esa influencia planea sobre el álbum entero, pero Meg Remy añade capas y detalles muy personales, evitando que Heavy Light se convierta en un mero homenaje sin personalidad. La temática de varias canciones del disco, que aluden a la ansiedad y la asfixia de vivir en el sistema capitalista, ofrecen un contrapunto amargo a la parte musical. Sin embargo, detrás de esta pesadumbre se encuentra una especie de alegría combativa, un sentimiento de esperanza que Heavy Light consigue irradiar a sus oyentes.

Por Miguel Lomana.

DUA LIPA – Future nostalgia

DUA LIPA – Future Nostalgia (Warner Music, 2020)

La nueva embajadora del retro-pop

Como iban anunciando todos los singles previos a la publicación de este disco, Future Nostalgia supone la confirmación total y absoluta de Dua Lipa como gran diva del pop actual. La cantante británica y sus productores han encontrado un sonido que le sienta como un guante, en el que los arreglos discotequeros, las prominentes líneas de bajo y los ritmos a lo Daft Punk se complementan con una voz sensual y atrevida, ofreciendo temazo tras temazo adictivo, divertido y francamente irresistible. No juega con ningún elemento que no conociéramos de antemano (Dua no es ni la primera ni será la última en resucitar los sonidos de la música Disco) ni ofrece mucho factor sorpresa, pero eso es lo de menos cuando concentras tal cantidad de hits en tan poco espacio. De hecho, es solo cuando el disco se desvía de su fórmula ganadora en Good In Bed y Boys Will Be Boys cuando menos convence, pero ni esto desmerece al que es uno de los mejores discos de pop puro y duro en lo que va de año.

Por Miguel Lomana.

MERITXELL NEDDERMANN – In The Backyard Of The Castle

MERITXELL NEDDERMANN – In the backyard of the castle (Halley Records, 2020)

Medidas idiomáticas cruzadas

El disco debut de la artista barcelonesa Meritxell Nedderman está lejos del titubeo: en este primer trabajo encontramos ya el ‘corpus’ de una creadora de voz definida. Escrito a medias entre el inglés y el catalán, In the backyard of the castle explora los lugares vacíos detrás de lo ostentoso; la precisión de sus arreglos, cruzando estilos de canción en canción con soltura y sensación de unidad, vertebra la mesura de su acercamiento a lo íntimo, al corazón del disco. El álbum está concebido como una doble versión de sí mismo: cada canción cuenta con una interpretación extendida en el segundo volumen del disco, en el cual todo el imaginario concreto y preciso de Nedderman encuentra algo más de pausa: todo es más largo, las respiraciones cubren el espacio.

Por Adrián Viéitez.

SUFJAN STEVENS & LOWELL BRAMS – Aporia

SUFJAN STEVENS, LOWELL BRAMS – Aporia (Asthmatic Kitty Records, 2020)

La belleza de Stevens

Siempre he sentido debilidad por Sufjan Stevens. Ha sido mi compañero de batallas en muchas ocasiones, transportándome a universos de paz y tranquilidad; siempre tan necesarios en estos tiempos en los que todo parece ir a la velocidad de la luz. Cuando escuché su música en la banda sonora de Call Me By Your Name (2018) me enamoré perdidamente de él, así que lo tengo como un libro favorito en la mesita de noche, a golpe de play. El cantautor norteamericano es conocido por su folk experimental, pero siempre ha mostrado interés por la electrónica y lo instrumental. Facetas musicales que deja entrever en su nuevo trabajo que ha creado en dupla con Lowell Brams. Aporia consigue transmitir de nuevo esa atmósfera de paz y tranquilidad que me atrapó cuando lo descubrí. Una atmósfera absorbente inspirada en la música ambiental y ‘New Age’. 21 canciones oníricas que obligan a una escucha activa. Hay algo inexplicable en las letras y la voz de Stevens, en su música. Convierte en magia todo lo que toca.

Por Sara Ferco.

BAXTER DURY – The Night Chancers

BAXTER DURY – The Night Chancers (PIAS, 2020)

Continúa siendo un placer

La sensualidad, el desparpajo y la elegancia son tres cualidades que forman parte inherente del adn musical de Dury. Y hace de las tres su bandera en I’m Not Your Dog, canción que abre The Night Chancers. El álbum nos sorprende con esos aires ochenteros en Samurai o con toques hip hoperos en la canción que da nombre al disco, para seducirnos con Daylight, Slumlord o Say Nothing, para acabar mostrando su redención en Hello, I’m Sorry. Un collage sonoro muy bien encajado que se torna irresistible. Esta nueva entrega es una nueva dosis sugerente, sexy e insinuante a la que nos tiene acostumbradas y que tanto se agradece. Otra cosa será ver cómo el inglés se las arregla para llevar este trabajo al directo, dado el peso que tienen las voces femeninas en todo el álbum. Mientras, dejemos que el universo nocturno de Baxter Dury continúe inundando nuestros reproductores.

Por Inés Calero.

Mejores discos de marzo - FOUR TET – Sixteen oceans

FOUR TET – Sixteen Oceans (Text Records, 2020)

Una experiencia sensorial

Lo nuevo de Kleran Hebden, más conocido en el circuito electrónico internacional como Four Tet, está siendo mi salvación esta cuarentena. Me está ayudando no solo a desconectar por completo de toda esta vorágine de actualidad, sino a terminar con ese bloqueo creativo que todos arrastramos a veces y no nos deja ver con claridad. Sixteen Oceans es un trabajo reflexivo y relajante que mezcla texturas sonoras cambiantes, y le da al silencio la importancia que se merece. A lo largo del álbum hay grandes pausas que ayudan a comprender y valorar lo que se escucha. Los 16 temas que componen este último trabajo de Four Tet son una experiencia sensorial distinta. El videclip de Baby es un viaje que no querrás terminar y te aseguro que convertirás Mama Teaches Sanskrit en tu nuevo mantra. Me atrevería a decir que es el mejor disco de marzo.

Por Sara Ferco.

RAMPER – Nuestros mejores deseos

RAMPER – Nuestros mejores deseos (Autoeditado, 2020)

La luz al final del túnel

Una vela solitaria, un viejo billete de transporte, un sol tenue y lejano. ¿Qué es lo que estas tres imágenes, presentes en la portada del debut de los granadinos Ramper, quieren representar? Escuchas la apertura del álbum, unas oleadas de cacofonía instrumental, mientras sigues mirando confuso la portada ¿Es esto Free Jazz? ¿Post-Rock? ¿Noise? La bruma se aclara y las seis canciones del álbum se abren ante nosotros, lenta y sutilmente desvelan su paisaje sonoro. Aquí hay ‘slowcore’ pausado y minimalista, hay pasajes de guitarra densos, ‘feedback’ aullante, momentos de desolación y de catarsis, una tensión a veces silenciosa y a veces ensordecedora que te deja estremecido. Sin darte cuenta llegas al final del disco, envuelto en una calma melancólica. Miras de nuevo la portada y sus tres elementos y empiezan a tener algo más de sentido, no sabes muy bien cómo, pero los sientes. Eso es Nuestros mejores deseos, uno de los mejores debuts del año.

Por Miguel Lomana.

CIRCA WAVES – Sad Happy

CIRCA WAVES – Sad Happy (Prolifica / PIAS, 2020)

Nadie escapa al poder de la conga

Un grupo de millennials reflexionan sobre la dualidad entre la alegría y la tristeza en tiempos modernos. Esta es la premisa con la que los británicos Circa Waves nos presentan su nuevo álbum Sad Happy. Si en enero nos desvelaron la parte happy y más rockera del disco, con temazos como Be your drug y Wasted on you, ahora nos traen el lado sad, más electrónico, más introspectivo y con más temazos como la balada Sympathy. En Sad Happy, la canción que le da nombre al álbum y constituye el punto de inflexión entre ambas partes, se mezclan los estilos de una manera brillante para mostrar que, a veces, escondemos nuestros verdaderos sentimientos como si fuésemos payasos incapaces de sonreír. El grupo también medita sobre el paso del tiempo y sobre lo difícil que es ser el protagonista de nuestra propia historia, pues al final todos estamos representando el papel que se nos asigna y acabamos absorbidos por una interminable conga.

Por Celia Sales Valdés.

HONEY HARPER – Starmaker

HONEY HARPER – Starmaker (ATO Records, 2020)

La masculinidad en un sombrero

Estos días me cuesta escuchar música. El surrealismo nos ha paralizado, pero nada da tregua. Lo nuevo de Honey Harper, Starmaker, es la pausa que necesitas. Harper rompe con los esquemas y nos aleja de aquello que nos habían contado que era el country –véase: tipo con sombrero vaquero, guitarra y pelazo– retando el concepto de masculinidad per sé al género. El disco se define como celestial cosmic-country. Algo que para el artista es más que música: es una filosofía, una estética. Es elevar el género y ponerlo a prueba. Explorar la ambigüedad entre lo tradicional y lo moderno, lo sintético y lo onírico. Y bajarlo a situaciones banales, reconocibles para todos: Starmaker habla de amor, de la ausencia en el paso del tiempo y esperanza. Y cuanto más lo escuchas más matices encuentras, y eso mola mucho. Mi favorita –de momento– es la que le da nombre al álbum, Starmaker.

Por Maria del Río.

Mejores discos de marzo - PORRIDGE RADIO – Every Bad

PORRIDGE RADIO – Every Bad  (Secretly Canadian, 2020)

Soplo vitalista

Desde Brighton, el punk rock y garage de los 80 y 90 de sello británico toma forma con las jóvenes pero no inexperimentadas Porridge Radio. Los sonidos agridulce de dinámicas guitarras y candentes sintetizadores se unen al violín y a una genuina misteriosa voz. Dana Margolin destaca cuando el sonido gutural toma garra. No se desgasta con facilidad, a pesar de cada uno de los lamentos y gritos volcados en este nuevo trabajo. En realidad, entiendes que su lírica melódica de tintes oscuros no es más que un crujir en el paladar, como el que produce el desayuno británico por excelencia, y el de también más de medio mundo. Así, contra todo pronóstico, Porridge Radio se convierten en el soplo vitalista que te faltaba. 

Por Irene Picallo.

PEARL JAM – Gigaton

PEARL JAM – Gigaton (Monkeywrench / Republic Records, 2020)

Este coche no acaba de arrancar

Eddie Vedder y los suyos nos traen nuevo material siete años después de la no muy buena acogida obtenida por Lightning Bolt (Monkeywrench, 2013), su última referencia hasta la fecha. Los de Seattle no son la primera ni la última banda mítica que sigue llenando estadios a pesar de los años, pero se encuentra con más dificultades para convencer desde el ámbito creativo. En esta nueva ocasión se ve algún avance, pero la sensación final es la de no haber acabado de dar con la tecla. El asunto parece funcionar en los primeros minutos: guitarras afiladas y riffs bien marcados en Who Ever Said, una canción con estribillo pegadizo de las que gustan para abrir un disco. La sucede Superblood Wolfmoon que, siguiendo la misma senda, entra a la primera y acelera el ritmo para presentarse como el single directo que es. El ascenso, sin embargo, va frenando poco a poco. Hasta el cuarto tema eso no parece ser un problema, pero una vez llegados a Alright se suceden, uno tras otro, cortes que bien parecen estar sin rematar, o directamente, decepcionan. Los solos de guitarra en Take The Long Way son el único (e insuficiente) intento de remontada y no, no podemos decir que hayamos disfrutado del trabajo en su conjunto. Desconcertante, esa es la palabra. Quizás si hubieran escogido y publicado las cuatro o cinco mejores canciones, ahora estaríamos hablando de un buen EP a la altura del nombre de la banda.

Por Mikel Agirre.

DEAD LIPS – Deap Lips

DEADLIPS – Deap Lips (Cooking Vinyl, 2020)

Entre amigos

Deap Lips, la unión entre Wayne Coyne y Steven Drodz, de The Flaming Lips, y el dúo de garage rock Deap Vally da como resultado un disco amable y entretenido que a quien sea familiar con el sello de personalidad de Flaming Lips no sorprenderá en absoluto. A su habitual psicodelia reverberante, aderezada con filtros vocales, guitarras acústicas y demás florituras, se le añade la voz femenina y algo del ‘punch’ de sus colaboradoras, un aliciente que aporta frescura al sonido habitual de Coyne y compañía (no se confundan, esto es eminentemente un disco de The Flaming Lips). El disco en cuestión ofrece lo suficiente como para no convertirse en un experimento fallido y consigue no hacerse aburrido en ningún momento. Probablemente no sea el empujón que ambos grupos necesitan en este momento de su carrera, pero tampoco necesita serlo. Son 40 minutos de cuatro amigos haciendo música entre ellos, a veces no se necesita nada más.

Por Miguel Lomana.

PINPILINPUSSIES – Fuerza 3

PINPILINPUSSIES – Fuerza 3 (Aloud Music, 2020)

Dos femme garage y mucha garra

Perder el tiempo no entra en los quehaceres de Ane y Raquel. Las Pinpilinpussies, con poco más de un año de vida, han rodado ya por todo tipo de escenarios y conciertos. De hecho, verlas en directo es una delicia. Su propuesta, entre el indie-rock, el punk y el garage, tiene fuerza y sobresale en una escena que está cogiendo pulsión poco a poco. Difícilmente entiendes en un formato diferente al enérgico power duo, y es que las dos amigas conjugan las dos caras de la misma moneda. Este primer álbum, Fuerza 3, es más variado y menos lo-fi que sus primeras canciones. En él saben cómo sacar partido del constante intercambio de instrumentos y roles. Noventas, Balada #2 y Balada #1 encarnan la cara más ingenua y melódica; mientras que transpiran punk en A.M.O. y Fiera. Las dos comparten referentes e inquietudes –y también la gomina, que bautiza el disco– pero la manera de abordar los instrumentos y las letras es distinta, he ahí su garra y personalidad. Este disco es un paso en largo en una carrera que todavía nos dará muchas más sorpresas. Sin duda.

Por Inés Calero.

NIÑOS MUTANTES – Ventanas (Ernie Records, 2020)

Sinceridad como estrategia de supervivencia

La brutal sinceridad de sus letras es quizá lo más representativo del grupo granadino. Punzantes e irónicas, son una vez más dardos envenenados que cantan a las relaciones, la soledad veraniega o el peso gris de la ciudad. En Ventanas han querido volver a reinventarse y las diez canciones del disco son fruto del trabajo de cinco productores y cinco procesos creativos diferentes. El resultado es una colección de ritmos buenrolleros, con ese toque de nostalgia, sinceridad abrumadora y estribillos tan típicamente Mutantes. Destacables los temas Palabras para Julio (LA VEGA), Oxígeno (LAS ESTRELLAS) y la colaboración de lujo de Christina Rosenvinge en La Ausente (EL BOSQUE).

Por Claudia Blasco.

MORRISEY  – I Am Not a Dog on a Chain (BMG, 2020)

Música pop rock de culto

I Am Not a Dog on a Chain es el decimotercer álbum de estudio del que fuera vocalista de The Smiths. Producido por Joe Chiccarelli, este nuevo trabajo presenta algunas novedades: recursos de la electrónica o voces conocidas como la de Thelma Huston; sin embargo, no se aleja un solo paso de sus raíces y deja ver en cada una de las canciones una personalidad inconfundible. Una irreverencia que, además de dejar clara en el título de este álbum, ha llevado a Morrissey a crear una música influenciada siempre por la ambigüedad, la elegancia, el humor negro y la condición humana. Música pop rock de culto que sin duda merece ser disfrutada sin prisas.

Las escucho todas con atención, y como si Morrissey la hubiera compuesto para la ocasión, me sorprende y termino quedándome con Darling, I Hug a Pillow, un tema que con música alegre y esperanzadora lamenta la falta de amor físico, tan anhelado en estos días de incertidumbre y complejidad. Así que la vuelvo a reproducir en mis auriculares, aquí confinada en casa, y pienso una vez más en la certeza de que volveremos a abrazarnos.

Per Sara Ferco.

ROGER PISTOLA  – Quart Creixent (Bubota, 2020)

Ara que han florit ses paraules

“És temps de collir lo que sembrarem, ara que han florit ses paraules”. Així canta el manacorí Roger Pistola a la cançó Amb tu del seu nou disc Quart Creixent. Tant la portada d’aquest quart àlbum com les sensacions que es desprenen de les cançons, ens transporten a espais oberts i lluminosos, lluny de l’enclaustrament de la Barcelona on va viure Pistola durant nou anys i que recentment ha canviat per l’entorn rural i la masia mallorquina des d’on s’ha construït el disc. Al contrari del que sol passar amb els discos concebuts durant un període de reclusió de l’artista, aquest àlbum mira més enfora que endins, i ho fa cantant sobre temes universals i fins i tot espirituals. El rock i les guitarres manen en cançons com Poderosa afrodita o La mare de la ciència, en què també hi trobem psicodèlia i fragments instrumentals que es repeteixen al llarg del disc. Un disc perfecte per aïllar-se durant una estona de la situació que estem vivint i fer-ho a través d’un camí de claror i vitalitat.

Per Nil Boladeras.

PORCHES – Ricky Music

PORCHES – Ricky Music (Dominio, 2020)

El desamor con el que Maine consiguió su mejor disco

Acostumbrados a su sonido eclipsado de sintetizadores en Pool (Domino, 2016), resultaba extraño pensar en Aaron Maine entre más guitarra acústica y piano. Anticipó ese cambio en The House (Domino, 2018) y, ahora, se sumerge todavía más profundo en él en Ricky Music. Los días siguientes a una ruptura amorosa dolorosa, los múltiples pensamientos de esos trágicos momentos y la sensación de añoranza desmedida son la base de las letras del disco, que aluden, además, a la imposibilidad de pensar en otra cosa que no sea en esa persona y en la sensación de estar sin ella –Pacience, I Can’t Even Think–. Obviamente, los sintetizadores siguen presentes en casi todos los temas y aportan toques trágicos al relato como Lipstick Song. Pero Porches es más que acústica y sintetizadores: abraza, también, el indie-rock y lo mezcla entre todas sus influencias, como en la cortísima PFB, de apenas treinta y tres segundos. Los estadounidenses aposentan su sonido mediante todas estas referencias sonoras. Con Ricky Music, Maine consigue producir su mejor disco hasta la fecha. Las altas dosis de Auto-Tune pueden sobrecargar en una primera escucha y algunas letras pueden descolocar por la repetición temática, pero nada de eso consigue desviar el centro de atención real, el de abrirse en canal y afinar su sonido.

Por Karen Montero.

J BALVIN – Colores

J BALVIN – Colores (Universal Music, 2020)

J Balvin a todo color

Escucho colores. ¿Imposible? No. ¿Entonces a esa mezcla de sentidos la llamo sinestesia? No, la llamo Colores de J Balvin. En pleno confinamiento global por el COVID-19 aparece esta maravilla. Justo cuando se cierran los colegios llega el cantante colombiano a enseñarnos los colores, 10 nada más y nada menos. Y no bromeo, literal que en su canal de Youtube tiene una lista “Aprende los colores con J Balvin” donde el cantante dice los diez colores en español, inglés, francés, portugués, alemán, italiano y ruso. ¡Eso para los que aún piensan que el reguetón no enseña nada! Nosotros ya auguramos que debíamos salir del armario del reguetón, rompiendo prejuicios. Pero es que J Balvin no lo puede hacer mejor: nos hace entender los colores con temas pegadizos y muy primaverales. Aunque también tenemos Rojo, un tema más profundo que habla sobre no utilizar el móvil mientras conduces, o Blanco, que representa la pureza de su ciudad natal, Medellín. Pero, sin duda alguna, las que mejor nos vienen ahora son Amarillo o Verde, subidón de alegría, positivismo y esperanza.

Por Jessica Cobos.

SOLEÁ MORENTE – Lo que te falta

SOLEÁ MORENTE – Lo que te falta (Elefant Records, 2020)

Si el arroyo busca al río

En el corazón de La virgen de agosto, la última película de Jonás Trueba, Soleá Morente aparece sobre un escenario y dispara las ilusiones de la protagonista, que atribuye cualidades místicas a la conexión visual que establece con la cantante. Meses después del estreno de la película, Soleá lanza Lo que te falta, una colección de canciones abierta con una versión aflamencada del Cariño de La Estrella de David –quien colabora, además, en dos de las canciones del disco–. Relecturas, acompañamientos y el latido distante de un verano que ahora nos parece extraño, encerrados como estamos: por la mitad del disco, un arroyo hermoso titulado Cosas buenas en el que Soleá colabora con las Cariño y canta: átame a las líneas de tu mano / que a veces me pierdo / y no veo las señales que me envías desde lejos / dame algo más que palabras / dame otro beso en la cima de una montaña / como aquel verano que hizo tanto calor.

Por Adrián Viéitez.

Autores de este artículo

MASANAI

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Mejores discos de junio 2020. RUN THE JEWELS – RTJ4

Los mejores discos de junio

Bob Dylan, Neil Young, Phoebe Bridgers, Run The Jewels, John Legend, Khruangbin, Rolling Blackouts Coastal Fever, Hinds, Tenci, The Architect, Trickifinger, Valdivia, Dellafuente y Black Eyed Peas.

Suscríbete a Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos contenidos de autor y sorteos exclusivos de entradas. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.