Mayte Martín, ‘Déjà Vu’: ¡Vaya nochecita Mayte!

Mayte Martín presentó, en el marco del GREC Festival de Barcelona 2020 su espectáculo ‘Déjà Vu’, una puesta al día de sus primeras grabaciones flamencas y un puñado de canciones que guarda en su corazón.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Banner Suscripciones QN horizontal

PUBLICIDAD

Al terminar una de sus cuidadas interpretaciones, la voz de una enfervorizada seguidora le clama: “Vaya nochecita Mayte”. Aunque el silencio domina el recinto, la cantaora barcelonesa no escucha bien la frase. “¿Perdón?”, le pregunta poniéndose la mano en la oreja. “Vaya nochecita nos estás dando Mayte” repite su interlocutora aún más enloquecida. Un escueto muchas gracias termina la graciosa anécdota que es más importante de lo que aparenta. Mayte Martín no es de las que habla mucho en escena, parece poseída por una timidez que la enjaula y al contrario de otros compañeros de profesión, quizá le impide un contacto fluido con la audiencia. Cierto es que la sobriedad es su rasgo distintivo, pero nos equivocaríamos al pensar que ese talante le lastra encima de un escenario, al contrario. Su seriedad le garantiza concentración, facilitando que las notas fluyan una tras otra, ordenadas como un puzzle indisoluble, brotando perfectas de su garganta privilegiada, a veces desgarradoras, otras delicadas, perennemente emocionantes. La perfección no está siempre reñida con la calidez.

Muchos fueron los astros que se alinearon (no todos buenos) en su actuación en el Teatre Grec de Barcelona donde presentó el espectáculo Déjà Vu, originado no tanto por nostalgia como para reencontrarse jubilosamente con sus creaciones y canciones más queridas. Al astro nefasto no apetece mentarlo, se trata de un virus que nos está amargando la existencia desde hace unos meses, a los otros sí, cometas luminosos abrazados en búsqueda de una noche divina. El genio de la artista y sus fabulosos acompañantes destrozaron al maldito bicho aunque tan solo fuera por dos horas.

La Martín no se vende por cuatro reales ni juega al éxito inmediato. Su carrera es sólida como pocas y lo seguirá siendo mientras el cuerpo aguante. No teman, la brillantez de la voz exhibida es una muestra de que el camino no entiende de finales. Al poderío de la juventud se le ha unido sabiduría (más si cabe) adquiriendo unos registros poco usuales; con esos réditos es prácticamente imbatible.

Tampoco le asustan los retos. Comenzar con En los pueblos de mi Andalucía (Campanilleros), pieza popularizada por La Niña de la Puebla, no es tarea fácil. Mayte Martín lo hizo sin inmutarse, primero sin acompañamiento ninguno, posteriormente con la colaboración de sus dos espléndidos guitarristas: Alejandro Hurtado y José Tomás y las sutiles pulsaciones percutivas de David Dominguez. Un inicio de enjundia para un recital de altísimo nivel, espléndidamente iluminado y sonorizado.

Pasadas las navidades, cogieron protagonismo unas peteneras y con ellas la bailaora Patricia Guerrero, maravillosa toda la velada, con mantón o de rojo chillón, el efecto fue siempre impactante. El reflejo de su sombra agigantada en las paredes del teatro griego remató el mágico momento únicamente interrumpido por el zumbido de un avión, nada es perfecto.

Irrumpió Vidalita (uno de sus mayores éxitos) primer tema extraído de Querencia (Tropical Music, 2000), a la que siguieron unos escalofriantes tientos y tangos rematados por una soleá en la que participó nuevamente Patricia Guerrero.

A medida que transcurría el concierto, la distancia de seguridad exigida a los espectadores pareció ir estrechándose dada la intensidad derrochada. La violinista Marta Cardona y el contrabajista M.A. Cordero se unieron al combo, ampliando con su bella aportación el ya de por sí pulido discurso musical. Con ellos aparecieron Las tres morillas, la impresionante Los cuatro muleros, una farruca instrumental y todas las canciones más esperadas, entre ellas algunas de las que Mayte compuso para sus amores de épocas lozanas: Ten cuidao (una joya de muchos quilates) e Inténtalo encontrar del citado Querencia. El espacio concedido a su primer disco Muy frágil (K Industria Cultural, 1995) consistió en las recreaciones de Zafiro y luna, Navega sola y S.O.S. un milagro atemporal servido como conmovedor colofón.

Mención especial merece la Milonga del solitario, pieza original del grandioso Atahualpa Yupanqui. Nuestra protagonista la presentó como una especie de bicho raro que se había colado casi sin querer, la primera propina de la noche. Esa increíble milonga no tan solo encajaba perfectamente en la selección, sino que es la prueba definitiva de su capacidad como intérprete de cualquier estilo, sea flamenco, bolero, tango o lo que le echen. Lo suyo no es producto de laboratorio, es sentimiento, pasión, sones aparecidos de un alma honda que ella ha redondeado con una técnica insuperable.

La memorable actuación de Mayte Martín desbarató a ortodoxos y heterodoxos y lo que es más importante: logró que ni notáramos las malditas máscaras que nos impiden respirar. Gracias, muchas gracias.

Y no hagas caso de lo que diga la gente, tienen envidia porque yo amo libremente, porque mi amor es como un pájaro silvestre, no se puede enjaular. Y vuela siempre buscando la fantasía…

S.O.S., Mayte Martín

Mayte Martín, 'Déjà Vu'. © Òscar García
Mayte Martín | © Òscar García
Patricia Gerrero. Mayte Martín, 'Déjà Vu'. © Òscar García
Patricia Guerrero, Mayte Martín | © Òscar García
Teatre Grec. Mayte Martín. © Òscar García
Patricia Guerrero, Mayte Martín | © Òscar García
Mayte Martín. © Òscar García
Mayte Martín | © Òscar García
Patricia Gerrero. Mayte Martín, 'Déjà Vu'. © Òscar García
Patricia Guerrero, Mayte Martín | © Òscar García
Teatre Grec. Mayte Martín. © Òscar García
Patricia Guerrero, Mayte Martín | © Òscar García

Autores de este artículo

Òscar García

Òscar García

Hablo con imágenes y textos. Sigo sorprendiéndome ante propuestas musicales novedosas y aplaudo a quien tiene la valentía de llevarlas a cabo. La música es mucho más que un recurso para tapar el silencio.

Sidecar

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Concert de MC50 a l'Apolo, Festival Mil·lenni. Foto © Víctor Parreño

MC50: los gamberros del rock cumplen 50 años

Wayne Kramer revive el espíritu de la mítica banda MC5 para celebrar el 50 aniversario de su formación, en una gira bajo el nombre de MC50 en compañía de Marcus Durant, Kim Thayl, Billy Gould y Brendan Kanty.

Temples. Foto © Víctor Parreño

Temples: Nostalgia 70s remasterizada

Temples son uno de los favoritos de bandas como Suede, Kasabian, Mystery Jets o Noel Gallagher; han girado por Europa, USA, Canadá, y Australia, y tocado en festivales como Coachella. Su primera visita a Barcelona fue apoteósica neo-psicodelia.

Musicalment al dia amb Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos cada semana nuestros mejores contenidos de autor. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor

Emporta't un Welcome pack

i ajuda'ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat