La culpa de todo no la tiene Yoko Ono

Harta de tanta crítica absurda contra las mujeres por el simple hecho de ser mujeres o por haberse casado con músicos conocidos, esta semana Anabel Vélez le dedica una oda a Yoko Ono. Alabada sea.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Palau de la Música - El Primer Palau

PUBLICIDAD

Hace un par de fines de semana estuve en Huesca invitada a dar una charla sobre mujeres en las series en la ‘Muestra de cine realizado por mujeres’. Allí me acogieron maravillosamente y me sentí como en casa. Uno de los films que se pasaron en la muestra fue el documental Kusama Infinity, sobre la artista japonesa Yayoi Kusama. Una de mis artistas favoritas. Sino lo habéis visto os lo recomiendo encarecidamente. Es una artista interesantísima. Yo la descubrí hace muchos años en una retrospectiva en el Reina Sofia de Madrid a la que me llevó mi buen amigo Juanjo Fernández y desde entonces estoy fascinada por su historia y por su obra. También os recomiendo su autobiografía Infinity Net, no tiene desperdicio.

Con algunas de las bravas mujeres de la muestra, que se dedican a dar visibilidad al trabajo cinematográfico de muchísimas directoras, charlamos un rato sobre Yayoi Kusama y su experiencia como mujer japonesa y artista en una sociedad tan machista como la nipona y ya de paso, la estadounidense. Yahoi huyó a Nueva York para librarse de la represión materna. La castigaba por pintar. Pero ella era independiente e indomable y con un sentido artístico espectacular. Y eso me hizo recordar a Yoko Ono

Aunque ella viajó a Nueva York con sus padres, pronto decidió desvincularse de ellos, no era lo que se esperaban que fuera y siempre intentaron reconducirla por la senda de la honorabilidad. El arte que ella perseguía no era para nada el futuro que sus tradicionales padres querían para ella. Ambas de familias pudientes, el arte formó parte de sus vidas desde que eran niñas. Talentos explosivos que florecieron a pesar de que su entorno no quisiera regarlos.

Yayoi me llevo a Yoko, pero supongo que también pensaba bastante en ella porque llevaba unos días escuchando su disco Feeling The Space preparando un nuevo programa de radio. La música de Yoko podría ser perfectamente la banda sonora de una exposición de Yayoi Kusama. En este disco de Yoko Ono está incluida una de mis canciones favoritas: Woman Power. Creo que define a la perfección lo que Yoko piensa de la sociedad machista en la que vivimos.

Hay muchos paralelismos entre ambas, dos mujeres de un país tradicional en el que rompieron y siguen rompiendo moldes y que por eso sufrieron el escarnio de la sociedad que no toleraba tremenda desfachatez. Ambas se fueron de Japón para cambiar el mundo del arte en los Estados Unidos en los años sesenta. Mientras Yayoi paseaba desnuda por el puente de Brooklyn y quemaba insignias estadounidenses contra la Guerra de Vietnam, Yoko hacía que le cortasen la ropa a trozos con unas tijeras para hablar en esta performance feminista del cuerpo de la mujer como objeto. Estos son solo dos ejemplos de su potente arte y la fuerza de sus mensajes.

Pero a día de hoy cuando dices Yoko Ono, a muchos les entra un tics nervioso en el ojo, se retuercen las manos, levantan el brazo y señalan acusadoramente mientras una rabia contenida les supura por todos los poros de su piel: ¡Ella se cargó a los Beatles! Hacéroslo mirar chatos que os viene haciendo falta. Aún se sigue culpando a Yoko Ono de la separación de los Beatles, algo totalmente ridículo. Pero claro, la culpa siempre la tiene la mujer, ¿verdad? Es que Lennon y McCartney se adoraban, vamos que no se pelearon ni una vez. Ni se tiraban los trastos a la cabeza cada vez que se veían mucho antes de que Yoko entrara en la ecuación. Nooo, que va. (Nótese el tono irónico). Siempre es más fácil echar la culpa a la mujer de todo que asumir que tus adorados ídolos son unos gilipollas (y que conste que adoro tanto a Lennon como a McCartney).

Yoko y su arte han pasado desapercibidos durante décadas simplemente por ser mujer, por ser japonesa, por ser la mujer de y luego la viuda de. Una suma insoportable de etiquetas que le han colgado por ser mujer y que por suerte no la han amedrentado. No hay que olvidar que Yoko Ono ya era muy conocida antes de cruzarse con Lennon en una galería de arte londinense. Allí fue el Beatle a admirar su obra, antes de ni siquiera conocerla personalmente. Yoko Ono era una de las grandes artistas de la época, bastante revolucionaria y pionera de las performances. Formó parte del movimiento artístico Fluxus en Nueva York. Evidentemente, ya hacía música antes de Lennon. Estudió piano desde niña. De hecho, su apartamento neoyorquino era centro de happenings musicales en las que tocaban gente como John Cage y La Monte Young. 

Pero claro, es una mujer. Y encima japonesa. El racismo también tiene mucho que ver en ese odio exacerbado que muchos parecen sentir por Yoko Ono. En la época y viniendo de la Segunda Guerra Mundial y Pearl Harbour (os recuerdo que después del ataque los americanos cogieron a los japoneses que vivían en el país, les quitaron todo y los metieron en campos de concentración), el odio a lo asiático en los Estados Unidos estaba en plena efervescencia. Y si encima resulta que rompía a trozos a tu grupo favorito. El caldo de cultivo del odio a Yoko estaba servido.

Da rabia pensar que la gente se quedará en la superficie y se cerrará en banda a algo o a alguien simplemente porque es mujer.

Luego murió Lennon y los ataques continuaron, Yoko Ono era un blanco fácil. Una viuda desconsolada que acababa de perder a su marido, brutalmente asesinado en la puerta de su casa. (Escuchad su disco Season of Glass en que expresa mucho de lo que sentía y lloraréis a moco tendido). Pero eso poco le importaba a la prensa y a la sociedad norteamericana. La culpa de todo siempre la tendría Yoko Ono. Por ese estúpido prejuicio, mucha gente ni ha escuchado su música, ni ha admirado sus obras de arte. Ellos se lo pierden. Yoko Ono es un personaje fascinante. Digna de estudio. Admirable. Incansable luchadora. Rebelde. Un ejemplo a seguir. 

Da rabia pensar que la gente se quedará en la superficie y se cerrará en banda a algo o a alguien simplemente porque es mujer. Es ridículo, es estúpido y absurdo. Pero sigue pasando. Porque sigue perpetuando ese mito falso de que lo que hacemos las mujeres es para mujeres y lo que hacen los hombres es universal. ¡Y un cuerno! Como canta Yoko Ono en Woman Power: “Cada mujer tiene una canción que cantar. Cada mujer tiene una historia que contar. No os equivoquéis hermanos. Nosotras las mujeres tenemos el poder de mover montañas”.

Todo esto os lo digo para que sepáis que ADORO a Yoko Ono. Y a todas las Yoko Onos del mundo que han tenido que sufrir en sus carnes ser juzgadas por ser mujeres o por casarse con ciertos hombres que les han hecho sombra. Viva Yoko. Adoradla y sino, dejad de tocar las narices con tanto machismo ya. ¡Cansinos, que sois unos cansinos!

Autora de este artículo

Iris Deco - 'Golden' (Hidden Track Records, 2021)

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a i ajuda’ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat

SUSCRIPCIÓ ANUAL + WELCOME PACK 

60€

pagament anual (5€ al mes)

SUSCRIPCIÓ MENSUAL

6€

pagament mensual (72€ a l’any)

Si ho prefereixes, pots fer una aportació voluntària seleccionant tu mateix la quantitat que desitgis donar

el setmanari musical #32, Charlie Cunningham - Singulars

El setmanari musical #32

Avui al setmanari musical: Singular, Festival de Jazz de Barcelona, Mutek, Samantha Hudson, Nicki Nicole, Adele i les millors novetats!

Lady Gaga i salut mental

It’s okay to cry (està bé plorar)

Què tenen en comú Lady Gaga, Kanye West, Taylor Swift, Residente o Kendrick Lamar? Tots són artistes mainstream, que arrosseguen milions de seguidors… Però a més d’això, han revelat en la seva música que pateixen o han patit problemes de salut mental.

Javiera Mena

El setmanari musical #31

Avui al setmanari musical: Mira.mov, IN-EDIT, Ciutat Flamenco, noves confirmacions del Cruïlla de Primavera, Amaia, Javiera Mena… i moltes novetats més! T’apropem l’actualitat músical per estar al dia!

El Primer Palau. Cristina Cordero Beltrán.

El Primer Palau: L’emoció del debut

Arrenca la 26a edició del cicle i concurs el Primer Palau, en què podreu sentir i acompanyar els joves genis de la música clàssica en el seu salt sobre l’escenari professional del Palau de la Música. Tot plegat, resulta una oportunitat magnífica per d’introduir-vos en el fantàstic món de la clàssica i presenciar alhora l’inici d’unes prestigioses trajectòries.

Hóroscopo musical Libra. © Julia Puig Banchs

Tú horóscopo musical se alinea con Libra

¡Por fin llegan vuestras predicciones musicales! Un horóscopo que no solo augura cómo irán tus próximos 30 días; también te recomienda la mejor música para pasar el mes en función de tu signo zodiacal. Arrancamos con los protagonistas de este mes, los artistas Libra, y sus mejores temas según tu signo y lo que te espera.

Musicalment al dia amb Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos cada semana nuestros mejores contenidos de autor. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a

Emporta't un Welcome pack

i ajuda'ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat