Pastora Soler: ¿Gloria Desmedida?

El Festival Mil·leni 2021 eligió El Gran Teatre del Liceu para presentar el que debía haber sido el primer concierto de la nueva gira de la cantante sevillana Pastora Soler. Su duodécimo trabajo, en estudio, titulado ‘Sentir’, recibió cobijo del suntuoso coliseo de La Rambla barcelonesa.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Banner Suscripciones QN horizontal

PUBLICIDAD

Pastora Soler es una de las pocas cantantes que han sobrevivido al suicidio que representa actuar en el Festival de Eurovisión. Acabó en una honrosa décima plaza, con el tema Quédate conmigo, pequeño descalabro comparado con otros desastres por todos conocidos. Tampoco le han pasado factura sus trabajos como presentadora de TV, construyendo una exitosa carrera musical que la elevó al nº1 con La calma (Warner Music, 2017). Dos años después regresó con Sentir (Warner Music, 2019) álbum producido nuevamente por Pablo Cebrián con el que sueña conseguir un nuevo disco de oro.

Iniciada en el flamenco y tras acariciar el pop electrónico, de manos del productor Carlos Jean, la de Coria del Río se ha afincado, definitivamente, en el mundo de la canción melódica. Con todas estas prestancias y peculiaridades, volvió al escenario del Gran Teatre del Liceu, no para cantar La Traviata (su voz es la de soprano) si no para mostrarnos, en directo, sus nuevas canciones, algunas compuestas por ella misma y también las que le han aupado a su actual status. Se sube el telón. El éxito está cantado de antemano.

Emoción a raudales

 

Cuando más de dos mil personas aplauden a una artista antes de salir a escena, la jalean continuamente, haga lo que haga, la piropean con galantería, corean todas sus canciones desgañitándose y se levantan de sus asientos, al finalizar cada una de las interpretaciones, venerándola cual guía espiritual, el cronista poco puede añadir, como mucho reflexionar en voz baja.
Leyendo estas primeras líneas pueden imaginarse el alboroto que causó la presencia de Pastora Soler, un domingo pandémico de octubre en Barcelona. Probablemente no haría falta añadir gran cosa: el color de sus vestidos (blanco, negro con lunares y rojo reventón), poco más. De todos modos, nuestros lectores se merecen saber nuestra opinión (eso pensamos) de lo sucedido en esa tarde/noche de éxtasis desatado. Lo intentamos.

Caudal despilfarrado

 

La chispeante andaluza posee un torrente vocal como pocas, utilizado, adecuadamente, según convenga. Aunque lo exprime tanto que uno teme por sus cuerdas vocales y la duración de una carrera en mínimas condiciones deseables. Hablamos del abuso del Do, no como parte esencial de la pieza, si no para conseguir el lucimiento. Se trata de la constante búsqueda del efecto ovación, a fe que lo logra. A la Soler le agrada cantar hacia fuera, cualidad que encandila a una gran mayoría y puede exasperar a los necesitados de recogimiento y hondura, entre los que me incluyo. A pesar de ello, es absurdo no reconocer su sabiduría modulando e incluso templando cuando es necesario. El timbre es bello, el uso de la floritura, excesivo, pero nada tiene que ver con, por ejemplo, Mónica Naranjo; la clase se tiene, no se busca.

Desafíos, aciertos, emociones y banalidades

 

Un quinteto, cumplidor y flexible, que esperó el cambio de vestuario para desatar su amarrado espíritu heavy, la arropó para desarrollar un show bien facturado y variado, en el que los medley tuvieron destacado protagonismo. Acertada manera de comprimir repertorio en pos de satisfacer cualquier paladar.

Apartemos el popurrí dance, algunos medios tiempos, insustanciales, como Sentir o Amigas (las dos piezas iniciales) más una imposible versión de The Best (Tina Turner) y centrémonos en los aciertos. Muy loables estuvieron, Aunque me cueste la vida, La tormenta (arrebatadísima), La mala costumbre (dedicada a su madre, presente en la sala y a su difunto padre) la citada Quédate conmigo, el bonito tríptico Qué pequeña soy yo/A ti/Solo tú o los entrañables regalos a sus dos hijas: Estrella y Al fondo a la izquierda.

Hilvanó con eficacia la celebérrima copla Ojos verdes; entonó, por bulerías, Piensa en mí y Qué no daría yo, desbordándose en Se nos rompió el amor (terreno que pisa con firmeza), dos homenajes a la grandiosa Rocío Jurado, montaña demasiado alta para tocar cima. Cerró la borrachera con una pequeña colección de hits pretéritos, destacando Corazón congelado, curiosamente exhibida a ritmo de reggae.

Conclusiones finales

 

Pastora Soler es una artista de raza, comprometida (defendió al colectivo LGTBI) y una excelente profesional que se deja la piel en el escenario, estirpe rara de ver en la actualidad si no acudimos a extraterrestres como Raphael, ya al final de su trayecto. El amor y el desamor, hacia su persona, nos llega a través de los gustos que son personales e intransferibles y en los que no nos podemos entrometer.
En plena catarsis y con los promotores entregándole un ramo de rosas, el empequeñecido cronista escurrió el bulto para dejar a los fans festejar el rotundo triunfo.
El conocimiento se forja catando lo que te gusta y fenómenos más alejados de tus preferencias. Lo contrario es tan solo un homenaje a la ignorancia. Huyamos de él.

Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona
Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona
Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona
Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona
Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona
Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona
Concierto de Pastora Soler en Barcelona. Foto © Montse Melero Arjona
Pastora Soler | © Montse Melero Arjona

Autores de este artículo

Montse Melero

Montse Melero

Hacer fotos es la única cosa que me permite estar atenta durante más de diez minutos seguidos. Busco emoción, luces, color, reflejos, sombras, a ti en primera fila... soy como un gato negro, te costará distinguirme y también doy un poco menos de mala suerte.

Charco_Onda Playlist

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a i ajuda’ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat

SUSCRIPCIÓ ANUAL + WELCOME PACK 

60€

pagament anual (5€ al mes)

SUSCRIPCIÓ MENSUAL

6€

pagament mensual (72€ a l’any)

Si ho prefereixes, pots fer una aportació voluntària seleccionant tu mateix la quantitat que desitgis donar

Muchachito. © Víctor Parreño

Muchachito: la alegría de volver a celebrar

El rumbero de Santa Colomna de Gramanet puso a bailar, aunque fuera en sus asientos, a una terraza del Poble Espanyol de Barcelona que registró un lleno, en una de las primeras noches del Cruilla XXS.

Algiers. Foto © Sergi Moro

Algiers: Atronadora exhortación

La formación de Atlanta, Algiers, presentó, en la minúscula sala 3 del Razzmatazz, ‘There is no year’ (Matador, 2020) su último alegato contra el corrompido sistema.

Musicalment al dia amb Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos cada semana nuestros mejores contenidos de autor. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a

Emporta't un Welcome pack

i ajuda'ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat