José Luis Perales: El cantautor tranquilo

José Luis Perales se despide de los escenarios con la gira ‘Baladas para una bienvenida’. Cuatro de sus conciertos recalaron en el Auditori del Fòrum de Barcelona.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Banner Suscripciones QN horizontal

PUBLICIDAD

Debo admitir que cuando escuché por primera vez a José Luis Perales (han pasado unos 40 años) me pareció una versión ñoña de Serrat, tanto por el estilo de canto, similar aunque bastante menos emocional, como por sus textos de carácter más insípido, incluso cursi. Pasado el tiempo, mi opinión no ha variado substancialmente, sin embargo, dada la magnitud de su carrera, el respeto hacia su persona ha ido en aumento.

El cantautor conquense ha sido criticado y desairado (recuerden el affaire Perich) pero él ha seguido, pasito a pasito, sin inmutarse, cantando y componiendo canciones (su maleta contiene alrededor de 500) para uso propio y de grandes estrellas de la canción ligera; las millones de copias vendidas hablan por sí solas y enmudecen a los antagonistas.

A los 76 años, ha decidido dejar de actuar en directo y para ese adiós ha preparado un largo tour que en un principio se tituló ‘Baladas para una despedida’ y que posteriormente ha rebautizado como ‘Baladas para una bienvenida‘, nombre escogido en pos de reencontrarse a sí mismo después de estos tiempos apesadumbrados. Perales ha vuelto a triunfar, agotando las localidades en cualquier lugar donde haya amarrado su barco.

Qualsevol nit acudió al último de sus recitales en Barcelona. Esta es la pequeña historia de un hasta la vista.

El baúl de las canciones de oro

 

Exceptuando la inaugural Balada para una bienvenida y Balada para una despedida (el cierre antes de los obsequios acostumbrados), el repertorio utilizado por Perales, en este espectáculo, es (como no podía ser de otro modo) un largo repaso a todas las tonadas que le han dado fama.

Seas o no seguidor suyo, resulta prácticamente imposible no haber sido atrapado, ni siquiera una vez, por alguno de sus estribillos. ¿Alguien (de una cierta edad) se atreve a jurar que nunca se la incrustado en el cerebro alguno de sus versos? Si lo niegan mienten. Tomemos como ejemplo los de Me llamas, el primer hit del set elegido: “Y te has pintado la sonrisa de carmín y te has colgado el bolso que te regaló y aquel vestido que nunca estrenaste, lo estrenas hoy. Y sales a la calle buscando amor”. ¿Les suena, no? Pues así con la totalidad.

Olvidemos las apreciaciones particulares; es obligado reconocer esa facilidad que siempre ha poseído para construir coplas pegadizas. Podríamos continuar la selección con Si…, las magníficas Cosas de Doña Asunción, Celos de mi guitarra (su primera composición del ya lejano 1973) o Quisiera decir tu nombre y todo el resto hasta el final. También es cierto que la mayoría están cortadas con un patrón afín, pero el conjunto acaba constituyendo un vestido muy bien cosido; omitiendo tres o cuatro excepciones que deshilachan las costuras.

El sereno cantautor conoce perfectamente sus limitaciones como intérprete y ha regalado numerosas de sus composiciones a otros artistas que las pudieran defender con más prestancia. Hablamos de Le llamaban loca (“no canto igual que Amaya de El Consorcio”, reconoció modestamente), Porque te vas (Jeanette), Pensando en ti (Isabel Pantoja), Qué no daría yo (Rocío Jurado) o Frente al espejo, propiedad de su gran amigo Raphael.

Para la ocasión, decidió llevarlas a su terreno y el resultado no fue, ni de lejos, el mismo. Le falta la garra y la emoción, transmitida por los artistas citados, para darles el énfasis necesario que tales líricas plantean. Se movió con mayor soltura en El amor, Y te vas (con el público llevando el ritmo brazos al aire), Canción de otoño, Ella y él y, por supuesto, en el triplete Un velero llamado libertad, ¿Y cómo es el? (gran canción, pese a quien pese) y Te quiero; incluso le funcionaron las erráticas Melodía perdida, Gente maravillosa o la melificada, a pesar de sus loables intenciones, Que canten los niños; ese es su terreno.

La grandeza de los modestos

 

Abrigado por un fondo de escenario, en el que se fueron alternando imágenes paisajísticas y diferentes tipos de luces chispeantes (no siempre adecuadas) y acompañado por una banda de siete músicos sólidos, lastrados por unos arreglos demasiado convencionales, el de Castejón, auténtico dechado de profesionalidad, aguantó bien el desafío vocal a pesar de algunos pequeños desajustes, poco graves, en la entonación.

Se mostró afable y próximo, como aquel simpático cuñado que todos querríamos tener. Nos contó alguna batallita y anécdotas sobre el origen de sus obras, siempre al natural, sin aspavientos de divo; en esa modestia está escondido el secreto de su notoriedad.

En una coda muy emotiva, quiso concedernos, antes de abandonar el Auditori del Fòrum, un lindo regalo: en solitario, con su guitarra, y tras confirmar que no es Paco de Lucía (lo intuíamos), interpretó, emocionado, Me iré calladamente, tema que nunca había cantado en directo; una pincelada encantadora. Después de ella, dio media vuelta y se marchó.

José Luis Perales ya no cantará más en vivo, sin embargo, aseguró, con sorna, que no nos vamos a librar de él fácilmente. Seguirá escribiendo, quizá grabe algún que otro disco y sobre todo se dedicará a cuidar su jardín y a jugar con sus nietos. Le deseamos la mejor de las suertes.

Jose Luis Perales a L’auditori de Barcelona. FOTO: MARINA TOMAS ROCH
José Luis Perales | © Marina Tomàs
Jose Luis Perales a L’auditori de Barcelona. FOTO: MARINA TOMAS ROCH
José Luis Perales | © Marina Tomàs
Jose Luis Perales a L’auditori de Barcelona. FOTO: MARINA TOMAS ROCH
José Luis Perales | © Marina Tomàs
Jose Luis Perales a L’auditori de Barcelona. FOTO: MARINA TOMAS ROCH
José Luis Perales | © Marina Tomàs
Jose Luis Perales a L’auditori de Barcelona. FOTO: MARINA TOMAS ROCH
José Luis Perales | © Marina Tomàs
Jose Luis Perales a L’auditori de Barcelona. FOTO: MARINA TOMAS ROCH
José Luis Perales | © Marina Tomàs

Autores de este artículo

Marina Tomàs

Marina Tomàs

Tiene mucho de aventura la fotografía. Supongo que por eso me gusta. Y, aunque parezca un poco contradictorio, me proporciona un lugar en el mundo, un techo, un refugio. Y eso, para alguien de naturaleza más bien soñadora como yo, no está nada mal.

Ghost Transmission - Get me high

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a i ajuda’ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat

SUSCRIPCIÓ ANUAL + WELCOME PACK 

60€

pagament anual (5€ al mes)

SUSCRIPCIÓ MENSUAL

6€

pagament mensual (72€ a l’any)

Si ho prefereixes, pots fer una aportació voluntària seleccionant tu mateix la quantitat que desitgis donar

Tarta Relena en El Pumarejo (Curtcircuit). Foto © Aitor Rodero

Tarta Relena: El espacio entre nosotros

El anillo de luz del dúo de ‘gregoriano progresivo’ Tarta Relena regresó a la Barcelona para interpretar su espectáculo ‘Fiat Lux’ en El Pumarejo de L’Hospitalet dentro de la programación del ciclo Curtcircuit, impulsado por ASACC.

PAVVLA a El Molino, Festival Mil·lenni. Foto © Víctor Parreño

PAVVLA es fa gran al Festival Mil·lenni

PAVVLA, el projecte musical de Paula Jornet, va presentar el seu segon LP ‘Secretly hoping you catching me looking’ (Luup Records, 2018) en un Molino amb tot venut dins de la programació del Festival Mil·lenni.

Musicalment al dia amb Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos cada semana nuestros mejores contenidos de autor. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a

Emporta't un Welcome pack

i ajuda'ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat