Cimafunk: Ciclón Erik

Erik Iglésisas Rodríguez volvió a la sala Barts para dar vida propia a ‘El Alimento’, su más reciente trabajo. El 53 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz nos acercó una suculenta ración de funk afrocubano gracias al concierto de Cimafunk en Barcelona.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Banner Suscripciones QN horizontal

PUBLICIDAD

Tras el apoteósico éxito conseguido por Erik Iglesias Rodríguez AKA Cimafunk en Barcelona hace un par de años, se había ganado, con creces, el derecho a regresar. La organización del Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona, nada ajena al revuelo organizado, optó por repetir concierto, sabiendo que las cartas estaban marcadas de antemano.

Desgraciadamente, el público no pudo apiñarse como otrora (aunque no pasó ni un momento sentado) pero, eso sí, pudo gozar desaforadamente. La fórmula médica concebida por el pintoresco artista cubano es de efecto fulminante, con sillas o sin ellas.

Avales y contextos

 

Chucho Valdés afirmaba en una entrevista: «Lo que ha hecho Erik es unir dos tendencias, la afrocubana y la afroamericana, convirtiendo esto en una nueva escuela que hasta ahora no había escuchado». Por si fuera poco, George Clinton también sentenció: “Lo que hace Cima es como un nuevo funk”; mejores fiadores son difíciles de encontrar.

Precisamente con el creador de Parliament y Funkadelic ha grabado Funk Aspirin, tema incluido en su último álbum titulado El Alimento (Terapia Productions/Thirty Tigers, 2021). Este trabajo, que le nutrió espiritualmente en tiempos de pandemia, fue el eje por donde debía girar el espectáculo que el de Pinar del Río (La Habana, Cuba) nos trajo para revitalizar nuestras neuronas necesitadas, urgentemente, de antioxidante.

Las dos primeras sílabas del mote (Cima) hacen referencia a los cimarrones: esclavos rebeldes o fugitivos que perseguían la libertad usurpada. Rodríguez, africanista convencido, utiliza esta fuente para elaborar algunas de sus composiciones, pero sus fans le persiguen, básicamente para danzar; no es ningún pecado.

El chispazo que enciende la mecha, es ese singular compás aglutinador de genuino P-Funk, mambo, chachachá, cumbia acelerada o resonancias cubanas, que tanto recuerdan al conjunto Los Van Van. De todos modos, en “nuestra noche”, el funk ganó por goleada a los sonidos caribeños.

Alto voltaje

 

Teníamos ganas de comprobar cómo respondía el flamante repertorio (inferior al del debut) sin las significativas colaboraciones incluidas en la grabación. En ella encontramos, además de los citados Valdés y Clinton, a Lupe Fiasco, CeeLo Green o Los Papines, célebres percusionistas cubanos. Para llevar a buen puerto la ardua contingencia, el ardiente cubano estuvo escudado por un vigoroso combo, de siete elementos, deseoso de hacernos olvidar los lujos del estudio.

Guste o no la propuesta musical y su estilo como cantante (no nos atrevemos a denominarlo sonero), nadie puede quedar inalterado ante la bárbara presencia de Cimafunk; auténtica bestia escénica. Gasta maneras chulescas, pero ese descarado envalentonamiento es el secreto de su elevado carisma y de la energía transmitida; podrías hasta electrocutarte.

Lo importante es el ritmo

 

Sus recién estrenadas apuestas alimenticias como Caramelo, Rómpelo o los temas del EP de 2020, Cun Cun Prá y La papa, funcionan cual reloj, sin embargo, les falta recorrido para acabar de cuajar, el desmadre surge con los orígenes. No hay quien tosa a Paciente, Me voy, Ponte pa´lo tuyo o Basta, referentes, insuperables que forman parte de lo que, según sus propias palabras, todavía es un experimento.

Más allá de títulos, el discurso del caribeño se cimienta en el ritmo. Compases avivados que recuerdan, salvando todas las distancias que deseen, al venerable Clinton, Bootsy Collins o, cómo no, al padrino James Brown y The J.B’s. De acuerdo, quizá exageramos, pero ese aliento de puro funk, lo sentimos en el pecho durante muchos tramos; los instrumentistas tuvieron parte de culpa. Magníficas Katerin Ferrer y Llarivis García Despaigne (vientos y coros), excelentes Ibáñez Hermida y Mario Gabriel Mesa en la base rítmica y exuberantes los quehaceres de Raúl Zapata, director artístico, percusionista, animador o lo que se tercie, un verdadero multiusos.

No lo diremos muy alto (alguien podría quejarse) pero el show de Cimafunk en Barcelona nos hizo recordar aquellas noches de jolgorio que no hace tanto tiempo nos hacían vibrar. Vimos bailarinas circunstanciales en el escenario, escuchamos gritos de euforia y asistimos a un curso acelerado de baile desenfrenado. Todo ello dirigido por un joven talento descamisado que parecía gritarnos: ¡Danzad, danzad, malditos!

Traigo… caramelo para ti, caramelo con maní, caramelo que te saca flow. Traigo… caramelo para ti, caramelo para mí, caramelo con sabor a flow

Caramelo, Cimafunk

Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López MallachCimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Raúl Zapata, Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Erik Iglésias Rodríguez, Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Cimafunk | © Miguel López Mallach
Katerin Ferrer y Llarivis García | © Miguel López Mallach
Katerin Ferrer y Llarivis García Despaigne, Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Cimafunk | © Miguel López Mallach
Cimafunk en Barcelona. Foto © Miguel López Mallach
Cimafunk | © Miguel López Mallach

Autores de este artículo

Miguel López Mallach

Miguel López Mallach

De la Generación X, también fui a EGB. Me ha tocado vivir la llegada del Walkman, CD, PC de sobremesa, entre otras cosas.
Perfeccionista, pero sobre todo, observador. Intentando buscar la creatividad y las emociones en cada encuadre.

Barcelona Guitar Trio & Dance

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se produce con el consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de  (proveedor de hosting de Qualsevol Nit) dentro de la UE. Ver política de privacidad del proveedor de hosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a i ajuda’ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat

SUSCRIPCIÓ ANUAL + WELCOME PACK 

60€

pagament anual (5€ al mes)

SUSCRIPCIÓ MENSUAL

6€

pagament mensual (72€ a l’any)

Si ho prefereixes, pots fer una aportació voluntària seleccionant tu mateix la quantitat que desitgis donar

Algiers. Foto © Sergi Moro

Algiers: Atronadora exhortación

La formación de Atlanta, Algiers, presentó, en la minúscula sala 3 del Razzmatazz, ‘There is no year’ (Matador, 2020) su último alegato contra el corrompido sistema.

Paul Weller toma la Razzmatazz

Paul Weller toma la Razzmatazz para presentar su último disco, aunque el concierto también tuvo momentos remember de sus años con The Style Council.

Zoo. © Víctor Parreño

Zoo: Festa i revolució

La banda valenciana Zoo encén l’Estadi Olímpic Lluís Companys de Barcelona entregat en la presentació del seu últim disc ‘Llepolies’ (Zoo Records, 2021) al Cruïlla XXS
.

Musicalment al dia amb Qualsevol Nit

¿Quieres recibir las novedades musicales de Barcelona? Apúntate a nuestra newsletter. Te enviaremos cada semana nuestros mejores contenidos de autor. En primicia. Mola, ¿eh?

Qualsevol Nit te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Parreño Vidiella como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing), a través de la empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU-US Privacy Shield. Ver la política de privacidad de The Rocket Science Group LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@qualsevolnit.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Fes-te subscriptor/a

Emporta't un Welcome pack

i ajuda'ns a seguir compromesos amb el so de la nostra ciutat